Las universidades no implantarán los grados de tres años hasta 2017

La Conferencia de Rectores aprueba una moratoria, mientras el ministerio ha recordado que pueden aplicar el decreto «si quieren y cuando quieran»

ELENA RODRÍGUEZGijón

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, la CRUE, aprobó ayer por una amplísima mayoría una moratoria para la implantación de los grados de tres años. No aplicarán los cambios, al menos, hasta el curso 2017-2018. Así lo anunció el presidente de la entidad, Manuel José López, tras la asamblea extraordinaria celebrada ayer con el objetivo de analizar el Real Decreto aprobado la pasada semana y que permite esas modificaciones. Un decreto, conocido ya como el '3+2' (tres años de grado y dos de máster), que provocó sobre la marcha el rechazado de la comunidad educativa y que ayer plasmaron tanto la CRUE como la Coordinadora de representantes de estudiantes de universidades públicas.

«Este no es el momento». El rector de la Universidad de Oviedo, Vicente Gotor, resumía así al término de la reunión el sentir mayoritario. Porque si bien es cierto que en los últimos dos años ha habido diálogo con el ministerio para acordar ciertas modificaciones, los responsables de las universidades españolas tienen claro que cualquier cambio requiere de «prudencia y tiempo», además de consenso, para que la aplicación sea uniforme y el sistema universitario se mantenga «cohesionado», según informaron las agencias. Ahora mismo, dicen, no se dispone de ese tiempo, más aún teniendo en cuenta que se trata de un año electoral. Pero es que además, como recuerda Gotor, se necesitan al menos ocho meses para llevar a cabo toda la tramitación. Sería imposible, por lo tanto, tenerlo listo para el próximo curso. Y más allá de plazos, los rectores defendieron ayer la necesidad de evaluar la implantación de los grados de Bolonia antes de acometer ninguna otra modificación. «Estamos aún en esa vorágine», explicó el rector. «Los estamos evaluando, si están bien planteados, si la ordenación académica es la correcta... Por tanto, hasta que no se termine la evaluación hay que pedir prudencia», reclamó Vicente Gotor.

La CRUE tomó la decisión por 57 votos a favor, cinco abstenciones y uno en contra. Hay alguna comunidad que defiende los grados de tres años (como Cataluña) y alguna otra (caso de Andalucía), que se opone tajantemente. «Por eso, pido prudencia», dijo el rector de la Universidad de Oviedo. Gotor no oculta las muchas dudas que han surgido con este nuevo sistema. La primera, las consecuencias económicas para los estudiantes y sus familias. Los grados serán más cortos y, por tanto, más baratos. Pero hay que contar con el aumento significativo del coste de los masters. Los rectores ponen otro asunto encima de la mesa, la calidad de la educación. «¿La formación de un químico, que antes duraba cinco años y ahora cuatro, va a ser igual con tres?», se cuestiona Vicente Gotor. Finalmente está la posibilidad de que la flexibilización de los grados suponga recortes. Es pronto para decirlo, pero Gotor constató una realidad: «Si se pasa de cuatro años a tres, se necesitará menos profesorado».

Por su parte, el Ministerio de Educación recordó a los rectores que el decreto no señala una fecha para su aplicación y que, por tanto, lo pueden poner «en marcha si quieren, cuando quieran y como quieran». Fuentes ministeriales aseguraron que la normativa responde a una petición de los propios rectores en 2006.