Taller sobre los beneficios del movimiento en los alumnos de Infantil

Isabelle Beaudry y Felicidad Reguero, antes de la sesión. /
Isabelle Beaudry y Felicidad Reguero, antes de la sesión.

E. R.

Ya existe este curso en el colegio Marista Castilla, de Palencia. Los alumnos de Infantil realizan a diario circuitos sensoriales. Trepan, saltan, caminan a gatas, exploran el entorno con sus cuerpos. «Son actividades básicas para su desarrollo neurosensorial y ayudan a que presten atención, aprendan a escribir y a mirar». Son palabras de la terapeuta ocupacional Isabelle Beaudry que ayer dio a conocer, junto con la orientadora de Infantil y Primaria del centro palentino Felicidad Reguero, este proyecto pionero en España. Fue en una sesión organizada por las Escuelas Católicas de Asturias en el colegio Auseva de Oviedo y que estaba dirigida a que profesores y padres conozcan los beneficios de lo que se denomina 'aula de integración sensorial' con el fin de que se vaya extendiendo a otros centros. Estas actividades en grupo también permiten detectar qué niños tienen problemas de aprendizaje o trastornos como el déficit de atención por hiperactividad. Para solucionar estas dificultades, los pequeños son atendidos por una terapeuta ocupacional de forma individual. «La escolarización es cada vez más temprana y el aprendizaje, cada vez más académico y sedentario. Nos olvidamos de los cimientos. Las partes más primarias del sistema nervioso tienen que funcionar bien para aprender. De ahí la importancia de controlar la postura, la vista...». Para ello, un ejercicio propuesto es que el niño se tumbe sobre su vientre encima de un columpio para trabajar la extensión de la cabeza y el tronco, en postura antigravitatoria.