Rescatado un cuerpo en los Picos donde desapareció el montañero luso

El montañero portugués, Joao Marinho. /
El montañero portugués, Joao Marinho.

Joao Marinho realizaba en noviembre la ruta del 'Anillo de los refugios'. El cadáver localizado ha aparecido en la zona de Cuestas del Jou Sin Tierra

TERRY BASTERRA / EFE

La Guardia Civil rescató en la jornada de ayer un cadáver en la zona de los Picos de Europa donde el pasado mes de noviembre desapareció el montañero portugués Joao Paulo De Sa Guimaraes Marinho. Según explicaban ayer desde la Benemérita, el cadáver había sido avistado por dos montañeros en las proximidades de la ruta que discurre entre el refugio de Vegarredonda y la localidad leonesa de Caín, concretamente en Cuestas del Jou Sin Tierra. El cuerpo presentaba un avanzado estado de descomposición.

Los montañeros dieron aviso a la Guardia Civil y enviaron las coordenadas del lugar donde habían hallado el cuerpo, para seguir después con su ruta. Hasta la zona se desplazó un helicóptero con un equipo del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM) con base en Cangas de Onís que, tras varias horas de rastreo, localizó y rescató el cuerpo pasadas las 16 horas de ayer.

El cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Oviedo para proceder a realizarle la autopsia y la identificación. Está previsto que a lo largo del día de hoy se le realicen las pertinentes pruebas para comprobar si, en efecto, se trata del cuerpo de Joao Marinho. La Guardia Civil cotejará el ADN del cuerpo con el de sus familiares, parte de los cuales estuvieron el pasado noviembre en Cangas de Onís, primero para denunciar su desaparición ante la Guardia Civil, y después para colaborar en las labores de búsqueda del montañero.

Las últimas noticias del joven portugués desaparecido se remontan al pasado 4 de noviembre, cuando difundió unas fotografías suyas en el lago Ercina, en Cangas de Onís, a través de las redes sociales.

Cinco días después, unos allegados presentaron en el cuartel Cangas de Onís la denuncia sobre la desaparición de su amigo, que tenía previsto haber regresado a su domicilio en esas fechas.

Entonces se puso en marcha una investigación que permitió localizar el coche de Marinho en Posada de Valdeón. En el interior del vehículo encontraron su ordenador portátil con documentación e imágenes descargadas de los cuatro tramos de la ruta conocida como el 'Anillo de los refugios'.

Con estos datos se puso en marcha el operativo de búsqueda, que permaneció activo durante once días. En el rastreo participaron hasta medio centenar de personas entre agentes de la Guardia Civil, la Guardia Nacional Republicana portuguesa y montañeros voluntarios de ambos países, apoyados por varios medios aéreos. También se utilizaron drones para tratar de localizarle.

Tras dar por finalizadas las labores de rastreo, la Guardia Civil explicó que las inclemencias meteorológicas, la gran cubierta de nieve, el desconocimiento de la ruta seguida por el montañero desaparecido y la extensa y complicada superficie de búsqueda hicieron que estas labores «resulten infructuosas y cada vez más desmoralizadoras para el personal participante».

Joao Marinho, natural de la provincia portuguesa de Amarante, era un gran aficionado al deporte y colgaba en las redes sociales y en su blog las diferentes hazañas y aventuras que llevaba a cabo. Sus familiares aseguraban que contaba con una amplia experiencia en pruebas de alta montaña y que inició la ruta del 'Anillo de los refugios' suficientemente equipado para ello. Con lo que no contaba era «con la nieve», aseguraba el pasado noviembre en Cangas de Onís su cuñada, Sandra Danta. Y es que coincidiendo con las jornadas en las que Marinho se dispuso a realizar esta ruta de montaña que une los ocho refugios de los tres macizos de los Picos, con un nivel positivo de 9.000 metros y 115 kilómetros de distancia, llegaron las primeras grandes nevadas de la temporada.

 

Fotos

Vídeos