La caída de un cartel obliga a cortar la autovía del Cantábrico en Novellana

Coches parados ante el cartel. /
Coches parados ante el cartel.

El viento derribó el cartel poco antes de las dos de la tarde y obligó a cortar la circulación de vehículos en sentido a Avilés durante tres horas y media

ELCOMERCIO.ESgijón

La caída de un cartel informativo de la autovía del Cantábrico (A-8), en las inmediaciones de Novellana (Cudillero), debido a las fuertes rachas de viento, obligó hoy a cortar la circulación en dicha vía en sentido al centro de Asturias durante más de tres horas y media, durante las que se desvió el tráfico por la N-632. Bomberos de Asturias recibió un aviso a las 13.49 horas indicando que un panel se había desplomado sobre la calzada en el punto kilométrico 438. El incidente no provocó ningún herido, aunque un turismo sí se vio afectado, de forma leve, al chocar con el cartel.

Fue precisa la intervención de una grúa de grandes dimensiones para retirar la estructura caída sobre la autovía, pero no antes de que integrantes de Bomberos de Asturias tuvieran que realizar cortes en el panel para intentar liberar una parte de los guardarraíles y permitir el paso del tráfico rodado. La autovía quedó expedita pasadas las cinco y media de la tarde.

Otro incidente que provocó el fuerte viento tuvo lugar en La Felguera. Poco antes del mediodía, una rama de gran tamaño se desprendió del tronco principal del árbol y cayó sobre la acera en la calle Marqués de Bolarque. La rama se desplomó sobre dos vehículos que estaban estacionados en las inmediaciones, si bien no se registraron heridos. Fue necesaria la intervención de la Policía Local y de miembros de Bomberos de Asturias para retirar la gran rama y regular la circulación de vehículos y peatones.

La ráfaga de viento más fuerte registrada por las instalaciones de la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) en Asturias se dio en Cabrales, donde se alcanzaron los 121 kilómetros por hora a la una de la tarde. También hubo vientos muy fuertes en el puerto de Leitariegos, con 96 kilómetros por hora; cabo Busto, con 89; puerto de Pajares, con 75; y Salas, con 66. Como estaba previsto, las condiciones más duras tuvieron lugar en zonas de montaña. Para hoy hay alerta amarilla por viento en la cordillera, los Picos de Europa y la zona suroccidental, donde las rachas pueden llegar a los 90 kilómetros por hora. El aviso amarillo se desplaza mañana a todo el litoral, por fenómenos costeros, con olas que pueden superar a los tres metros.