La conexión con la Meseta quedó interrumpida por nevadas 31 días en los últimos diez años

Adif asegura que la conservación de la rampa le ha costado 10,9 millones desde 2004, cifra que genera dudas

R. M. GIJÓN.

Mantener abierta la rampa de Pajares ha exigido esfuerzos titánicos a las brigadas de conservación de Renfe (antes) y Adif (ahora). Un vídeo recientemente recuperado retrata la 'nevadona' de 1990, que aisló Asturias con la Meseta por carretera y avión, siendo el tráfico ferroviario el último en sucumbir. Los aludes dejaron parte de la catenaria a 200 metros de donde debía seguir.

La supervivencia de una conexión tan precaria pasa por lograr que siga siendo operativa para algún tipo de servicio que justifique los costes de mantenimiento. Adif, empresa al cargo del paso ferroviario, aporta datos de interés para el debate.

Según los registros transmitidos a EL COMERCIO, desde el año 2004 y hasta 2014 la conexión ferroviaria acumulaba 26 días cortada por inclemencia meteorológica. Al recuento cabe sumarle los cinco días de este pasado febrero. A pesar de la virulencia de éste último episodio, la serie histórica muestra una evolución favorable, pues las suspensiones del primer quinquenio exceden a las del último.

Preguntados por la inversión en mantenimiento, Adif cifra en 10,9 los millones destinados a sostener el tramo Busdongo-Puente de los Fierros durante la última década. El mayor desembolso se habría producido en 2014, con 1,6 millones.

Los datos, obtenidos por conducto oficial, extrañan a Eduardo Tocino, de la Asociación Leonesa de Amigos del Ferrocarril: «No me salen las cuentas, con un millón al año no mantienes nada; la información que tengo sitúa ese coste en los 25 millones al año. La población que vive en el puerto es muy reducida y difícilmente justifica ese esfuerzo».

El debate de los costes es heredero del programa emprendido por Renfe en los 80, el Tratamiento Integral de la Línea (TIL) León-Gijón. Para prolongar la vida de la conexión y tras descartar la ejecución de una variante, la empresa pública renovó la vía, catenaria, reforzó los túneles y modernizó las señales. Entre 1984 y 1990 destinó a tal fin 22.732 millones de pesetas entre las dos ciudades; de este desembolso, 12.765 millones de pesetas fueron íntegros a la rampa de Pajares. El gasto entre Busdongo y Pola de Lena fue de unos 12,8 millones de euros cada año.