Un estudio del Leader alerta de la «alarmante» despoblación del Caudal

Vecinos esperando el autobús en una calle mierense. /
Vecinos esperando el autobús en una calle mierense.

El documento, redactado para la estrategia del plan hasta 2020, destaca la necesidad de «llenar el hueco que dejó la industria tradicional»

ALEJANDRO FUENTE

El Leader de la Montaña Central -que engloba a los municipios de Lena, Aller, Morcín, Riosa, Ribera de Arriba y la zona rural de Mieres- hace un exhaustivo análisis de la situación, de la comarca para, posteriormente, diseñar las actuaciones a realizar en el programa que comenzara en breve y que se desarrollará hasta 2020. De este modo, la mesa de expertos detecta «un alarmante descenso demográfico que amenaza con desmantelar el modelo de actividad tradicional degradado» -2014 cerró con una población de unas 74.000 personas-.

En este sentido, se determinan como causas «el envejecimiento, la baja natalidad y la emigración juvenil, que disminuyen las posibilidades de desarrollo; se hace imprescindible llenar el hueco que deja el sistema industrial tradicional con conocimiento y empresa, pues la amenaza es la desvitalización, el vacío, la enajenación y, finalmente, la marginación».

Como solución se marca la «búsqueda de nuevas empresas de pequeño tamaño para asegurar el empleo joven, facilidades para densificar el tejido empresarial, tupido y dinámico». Las peculiaridades de la comarca, según la estrategia del Leader, son la prevalencia de un sector primario de tradición familiar y difícil explotación intensiva; un secundario en crisis; un terciario en leve repunte; se destaca una calidad residencial en red urbana, de villas y rural; la cercanía a área metropolitana de Asturias; una mano de obra capacitada; una tradición agrícola e industrial; un atractivo turismo de aventura; buenas comunicaciones; y la necesidad de generar actividad a partir de las capacidades locales.

Uno de los elementos en el que se incide en la nueva estrategia es en el potencial turístico del ciclismo; «los concejos englobados en la Montaña Central constituyen un espacio idóneo para la práctica ciclista. La compleja orografía, el dédalo de carreteras que la cruzan, la calidad medioambiental que atesora y la variedad paisajística que ofrece, hacen de ella un destino de primer orden para los aficionados a este deporte». Por eso se insiste en «la oportunidad de crear una marca territorial de especialización inteligente que tenga como fundamento la práctica del ciclismo puede desarrollar un nicho de mercado capaz de generar riqueza en torno a ese elemento».

El presupuesto de la estrategia de desarrollo asciende a un total de doce millones de euros, y se centra, sobre todo, en la industria rural (para la modernización y creación de nuevas empresas se reservan 3,3 millones) y en potenciar la hostelería del territorio (1,45 millones). Por importancia de partidas, destacan inversiones propias para el desarrollo de los pueblos como la construcción de equipamientos básicos (1,2 millones) y la modernización de áreas rurales (550.000 euros).

En el listado de inversiones hasta completar los citados doce millones de euros, se encuentran además partidas destinadas a la innovación agrícola y forestal que suman un total de 750.000 euros. Medio millón se destinará a la modernización de las explotaciones ganaderas y la creación de otras nuevas; 250.000 euros serían para el anillo ciclista; el impulso de lo que se denomina como los paisajes de aventura, en los que se incluye la montaña blanca y la aventura extrema, se llevaría 300.000 euros. El programa de alimentación inteligente, que engloba la producción agroalimentaria, su comercialización y la potenciación de la gastronomía suma 300.000 euros y para el de montañas mineras, 300.000 euros.

 

Fotos

Vídeos