Dos donantes asturianos propician once trasplantes en apenas 48 horas

Uno de los quirófanos del HUCA./
Uno de los quirófanos del HUCA.

Seis de los órganos fueron implantados en el HUCA y los otros en pacientes de Galicia, Zaragoza y Santander. La región cierra el año con 45 donaciones

LAURA FONSECA

De la muerte a la vida en apenas unos minutos. Los quirófanos del HUCA cierran el año con una intensa actividad trasplantadora. Dos donantes multiorgánicos hicieron posible la realización de once trasplantes en las últimas 48 horas. Seis de estos implantes se llevaron a cabo en el propio Hospital Universitario Central de Asturias y otros cinco en pacientes de Galicia, Zaragoza y Santander, hasta donde viajaron los órganos extraídos en el Principado. Las donaciones se produjeron los días 28 y 29 de diciembre, casi con el último aliento de 2015. Los quirófanos del HUCA adscritos al programa de trasplantes trabajaron sin descanso durante dos días seguidos. Gracias a estos dos donantes que legaron un corazón, un riñón o un hígado, y al sí de sus familiares, en Asturias se vieron beneficiados seis pacientes que estaban a la espera de recibir un órgano y que ahora tendrán una segunda oportunidad. En esas 48 horas, La Cadellada llegó a hacer tres trasplantes renales, dos hepáticos y uno de corazón. Al Hospital Servet, de Zaragoza, viajó un riñón asturiano. Otros dos pulmones hicieron lo propio y fueron trasplantados en pacientes del Juan Canalejo, en A Coruña, y dos pulmones más extraídos en Asturias están ahora en dos enfermos cántabros de Valdecilla (Santander) que llevaban largo tiempo esperando por ellos.

89 implantes en todo 2015

Estas son las historias reales que la donación de órganos consigue cada día en España y que ha hecho que Asturias cierre el año con 45 donantes. Gracias a ellos y a donantes de otras comunidades, el HUCA pudo trasplantar a 89 personas. Es una cifra algo menor a la de 2014, cuando se habían conseguido 47 donaciones multiorgánicas y 96 trasplantes. Desde la coordinación autonómica de trasplantes se resta importancia a esta pequeña diferencia numérica, que no desvirtúa en absoluto la importante labor que día a día se lleva a cabo desde la sanidad pública para facilitar un corazón, un hígado, un riñón o un pulmón a quienes están pendientes de un injerto de este tipo para seguir viviendo.

En Asturias, a lo largo de 2015, 52 personas han conseguido su ansiado riñón. Tres de esos órganos provenían de un donante vivo. En los tres casos se trató de madres que daban el riñón a un hijo o una hija. Asimismo, otros 22 enfermos que estaban en la lista de espera para trasplante lograron salir de la misma al recibir un hígado, lo mismo que 12 pacientes coronarios que ahora llevan un corazón reimplantado. Pero la solidaridad no se queda solo en Asturias sino que también viaja a otras regiones. Algunos de los órganos donados por esos 45 asturianos permitieron realizar trasplantes en pacientes de fuera. Del HUCA salieron a otras autonomías 25 riñones, 16 pulmones, 14 hígados, 5 corazones y 2 páncreas. En conjunto, todos esos órganos propiciaron la realización de 63 trasplantes. El número de negativas fue de apenas un 6%, una cifra que se mantiene bastante por debajo de la media nacional, que en 2014 superó el 15%. Con todo, el deseo de quienes trabajan en la donación es «que no se produjera ninguna negativa». Junto a las 45 donaciones multiorgánicas hubo también cesiones de tejidos, que llegaron a 90 este año, además de las 177 córneas extraídas.