Médicos, técnicos y políticos declararán en la Junta sobre las elevadas listas de espera

Operación quirúrgica en el Hospital San Agustín, de Avilés. /
Operación quirúrgica en el Hospital San Agustín, de Avilés.

Pasarán por la comisión de investigación creada por Podemos con los votos de PP, Foro y Ciudadanos, y que echará a andar el próximo miércoles

LAURA FONSECA

Médicos, técnicos y políticos tendrán que declarar en la Junta General sobre las abultadas listas de espera que hay en el sistema sanitario público y que afectan a más de 130.000 asturianos. Podemos prevé llamar a «un amplio abanico de profesionales sanitarios y cargos de responsabilidad», incluidos los arquitectos que trabajaron en el diseño del nuevo HUCA, en el marco de la comisión que se creará en el Parlamento para investigar qué ocurre con las abultadas demoras sanitarias en la región, una situación que ha llevado a la Plataforma para la Defensa de la Sanidad Pública a llamar a la ciudadanía a movilizarse.

Andrés Ron, diputado de Podemos, presentó ayer una batería de iniciativas tendentes a reducir las listas de espera, unas listas que en su opinión alcanzan un volumen «injustificable e inasumible para los ciudadanos». Tal y como avanzó EL COMERCIO, en Asturias más del 10% de la población, en concreto 131.118 personas, están pendientes de una cita en el Servicio de Salud del Principado (Sespa). De ellas, 18.700 aguardan por una operación. Los tiempos medios de demora oscilan de los 76 días para una cirugía a los tres meses para una consulta con el especialista. Pero según Podemos, esos plazos, los de demora media, «no son reales, ya que no computan el tiempo que espera el paciente para ser incluido en la propia lista». De ahí que afirme que «las demoras son mucho mayores a lo que oficialmente dice el Sespa». Desde la Consejería de Sanidad, por contra, se rechaza esta acusación. Asegura que en la elaboración de las listas de espera se emplean criterios recogidos en decretos de alcance nacional, con datos que vuelcan los propios profesionales del sistema.

De todo esto se hablará y se debatirá en la comisión de investigación parlamentaria que se creará a instancias de Podemos y que nace con el voto en contra de los socialistas, el apoyo de PP, Foro y Ciudadanos y la abstención de IU. La misma quedará constituida el próximo miércoles, 3 de febrero. Hasta entonces no se conocerá el calendario de citaciones ni el listado de comparecientes, pero Ron ya avanzó que llamarán a «médicos, jefes de servicio, técnicos y cargos... muchos cargos».

«Menos látigo y más fonendo»

Podemos se refirió también a la necesidad de recuperar el diálogo con los trabajadores si se busca agilizar el funcionamiento de hospitales y centros de salud. «Menos látigo y más fonendo», indicó de forma gráfica Andrés Ron, que habló, por ejemplo, de retirar los polémicos módulos de tarde «impuestos en 2012 en plan matón y que no han resultado para nada efectivos. A la vista están los resultados», indicó. Podemos coincide en su planteamiento con el Sindicato Médico, algo que no incomoda a la formación porque «los módulos de tarde han sido un gran fracaso. Es lógico que pidamos que se retiren».

En este sentido, la formación morada apuesta por reorganizar el trabajo de manera que se pueda trasladar a la tarde hasta un máximo del 10% de la actividad que se realiza de 8 a 15 horas. «Quien haga una jornada vespertina ese día no trabajará por la mañana. Y se hará a través de un turno rotatorio», detalló. El diputado y portavoz de asuntos sanitarios, el pediatra Andrés Ron, definió la situación de la sanidad pública con un símil médico: «Sufre un fallo multiorgánico y todas las medidas de reanimación ensayadas hasta ahora han sido inútiles e improvisadas». Podemos aboga, a su vez, por aumentar la plantilla de trabajadores en los servicios más colapsados y por potenciar la Atención Primaria dotándola de mayor resolución. «El personal no debe verse como si fuera el enemigo, como un gasto, sino como una inversión para mejorar la calidad asistencial de los pacientes», indicó.

Finalmente, plantea crear una 'Oficina de notificación anónima de irregularidades', donde se puedan denunciar casos de fraude sobre las listas de espera, «como la derivación de pacientes de la pública a la privada y otras puertas giratorias».

Sespa: «Trabajamos día a día»

Quien también se refirió ayer a este asunto fue el diputado de IU Gaspar Llamazares, quien compartió «la preocupación de los ciudadanos con respecto a la desmesura de las demoras sanitarias». En este sentido, calificó de «insuficiente la magra reducción que se ha producido a lo largo del último año. El gobierno tienen que mejorar la información pública, por ejemplo los tiempos medios y máximos en consultas y exploraciones no existen y tienen que aparecer en la página web». IU instó al consejero Francisco del Busto a presentar «el plan estratégico que se comprometió a llevar a la Junta General». Finalmente, desde la Consejería de Sanidad, un portavoz señaló que «desde el Sespa se trabaja día a día para reducir las demoras».