Los sindicatos sanitarios achacan el aumento de las listas de espera a los recortes

CC OO dice que el Sespa redujo 956 puestos de trabajo desde 2010 mientras que el Simpa eleva a 1.200 los médicos afectados por jubilación

LAURA FONSECA

¿Por qué aumentan las listas de espera en la sanidad pública? Con la apertura de dos nuevos hospitales, en teoría dotados de mejores equipos y con unidades más resolutivas, las demoras para operarse o consultar con un especialista no hacen más que crecer. Y crecen a pesar de que desde 2012 el personal del Servicio de Salud del Principado (Sespa) trabaja dos horas y media más a la semana (pasó de 35 a 37,5), una ampliación que en Asturias supuso la imposición de los polémicos módulos de tarde que llevaron a los médicos a protagonizar, sin éxito para ellos, la mayor huelga en la historia de la sanidad. Si hay más medios técnicos y más horas a disposición en los hospitales y centros de salud, ¿por qué hay que esperar más?

Tal y como avanzó EL COMERCIO, desde que Asturias recibió el traspaso sanitario, hace 14 años, la lista quirúrgica se disparó en un 54%. Pasó de 12.094 enfermos a 18.700. Los sindicatos sanitarios achacan el aumento de las demoras «a los recortes y a una deficiente organización. Que más da que tengas equipos modernos sino cuentas con personal suficiente», afirma Alejandro González, responsable de Sanidad en CC OO. Un claro ejemplo, señala, «lo tenemos en el nuevo HUCA, con 300 camas menos es lógico que tenga más demoras ya opera menos; hace tiempo avisamos que esto iba a pasar». Y lo que pasa, según esta central, es que el viejo Hospital Central, al menos sobre papel, se revela más resolutivo y ágil que su sucesor. En 2010, el vetusto complejo de El Cristo cerraba el año con 5.765 pacientes pendientes de intervención. Un lustro después, su sustituto, un centro hospitalario puntero que dispone de 36 quirófanos, siete más que el antiguo, llegó a finales de 2015 con 6.901 personas en espera quirúrgica. Son 1.136 más.

Pero no es lo único. «Somos menos profesionales para atender una demanda mayor, producto del envejecimiento de la población», alertan desde CC OO, el Sindicato Médico (Simpa) y Sicepa. Comisiones cifra en 956 los puestos de trabajo perdidos desde 2010, lo que supone un recorte del 6,3%. En la actualidad, son 14.873 los trabajadores adscritos al Sespa. La mayor sangría se aplicó en la red hospitalaria, con 718 empleados menos en esos cinco años. Por su parte, Javier Alberdi, presidente del Simpa, asegura que desde 2009 se han jubilado 700 médicos y otros 500 (150 de Primaria y 350 de Especializada) lo harán esta legislatura. En total, una sangría de 1.200 profesionales «cuyos puestos no han sido cubiertos. No sé por qué se extrañan de que las demoras aumenten. El motivo es clarísimo, si a eso le sumas la absurda, cerril y cortedad de miras del anterior consejero de Sanidad, el resultado no puede ser otro que este desastre». Alberdi recuerda que «Faustino Blanco se empecinó en mantener unos módulos de tarde totalmente inadecuados para dar cabida a las necesidades asistenciales, lo que nos ha conducido hasta aquí».

Francisco Menéndez, del Sicepa, aboga un plan de choque contra la demoras, dotar de más recursos humanos a los centros sanitarios y replantearse la gestión, «que es desastrosa».

El tema de las listas de espera se ha convertido en un asunto de estado en Asturias, que este miércoles asistirá a la constitución en la Junta General de una comisión de investigación.

 

Fotos

Vídeos