La Universidad de Oviedo urge al Gobierno a definir la evaluación de Bachillerato de 2017

La Universidad de Oviedo urge al Gobierno a definir la evaluación de Bachillerato de 2017

Si la reválida desaparece y no hay examen alternativo, realizará su propia prueba de admisión. «Pero no es lo que nos gustaría», dice

ELENA RODRÍGUEZ

El vicerrector de Estudiantes de la Universidad, Luis Rodríguez, urgió ayer al Gobierno en funciones a que defina ya la evaluación de Bachillerato a partir de 2017. «Los plazos están más que agotados y, a estas alturas (dos años después de la entrada en vigor de la LOMCE), deberíamos tener claro cuál va a ser ese marco de evaluación para definir nuestro modelo de admisión», dijo. Porque, a poco más de tres meses para que finalice el curso escolar, los alumnos de cuarto de la ESO no disponen de esa información para elegir las materias de Bachillerato en función del peso que vayan a tener en el acceso a la Universidad de 2018. Ante la incertidumbre política, el vicerrector pidió «al gobierno en funciones o a quien resulte elegido que este asunto sea uno de los primeros en resolver. A quien corresponda legislar, que ejerza su papel y a tiempo».

Luis Rodríguez hizo estas declaraciones en la VIII Jornada de Orientación Universitaria, que acoge el Palacio de Congresos de Oviedo y que ayer estuvo dirigida a 2.500 alumnos de Bachillerato, a los que hoy se sumarán 1.500 de cuarto de la ESO. En el caso de los estudiantes de segundo de Bachillerato, no hay problema porque este año aún sigue la PAU, pero, por proximidad en las fechas, los más afectados serán los que están cursando ahora primero de Bachillerato. «Si finalmente se mantiene la reválida en 2017 y cumple unos estándares con los que estamos de acuerdo, realizaremos la admisión en función de las notas que se obtengan en dicha evaluación -explicó-. Pero si no sigue esos parámetros o desaparece sin que haya una prueba que la sustituya, entonces realizaremos nuestra propia prueba de admisión». Según avanzó, sería igual que la fase específica de la PAU; esto es, aquella que existe para los grados con límite de plazas y en la que los alumnos eligen de dos a cuatro materias. Una vez superadas, las dos mejores (que han de estar vinculadas a la rama de conocimiento del título que se quiere estudiar) son ponderadas por la Universidad. «No obstante -subrayó el vicerrector de Estudiantes-, éste es el último escenario que barajamos. Porque, por encima de todo, defendemos el acceso bajo los principios de igualdad, mérito y capacidad y si cada institución académica realiza la suya propia, la igualdad desaparece».

Puentes con ESO y Bachillerato

Cuando los alumnos de cuarto de la ESO lleguen a la enseñanza superior en 2018, la intención de la Universidad es dar preferencia al bachillerato cursado. Esto es, si uno quiere estudiar Ingeniería, que antes haya cursado la modalidad de Ciencias. Además del vicerrector, la jornada fue inaugurada también por el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, y el consejero de Educación, Genaro Alonso, quien anunció la puesta en marcha de un programa para mejorar la coordinación entre los niveles preuniversitarios y universitarios. Involucrará a orientadores de ESO y Bachillerato, así como a alumnos y profesores de ambos niveles para identificar carencias formativas e informativas.

 

Fotos

Vídeos