Largas colas y retrasos en la primera jornada de huelga de los maquinistas de Renfe

Algunos pasajeros en la estación de Gijón. /
Algunos pasajeros en la estación de Gijón.

El paro, que se repetirá mañana, el martes y el jueves, tuvo un seguimiento del 9,5% según la empresa y del 80% según el sindicato

I. V. / L. R.

Las largas colas y los retrasos fueron la tónica reinante durante la primera de las cuatro jornadas de huelga convocadas por el Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf) en Renfe. Una situación que se fue normalizando, según indicaron fuentes de la empresa y del sindicato, a medida que avanzaba la tarde. Esa normalización fue en lo único que coincidieron ayer las dos partes del conflicto, entre las que se desató una suerte de guerra de cifras a la hora de fijar el nivel de participación de los maquinistas en la huelga. Si para Renfe el paro fue seguido solo por el 9,5% de los trabajadores, para Semaf ese porcentaje se eleva hasta el 80%.

Las horas punta de la mañana y la tarde fueron los períodos que concentraron mayores dificultades y, en vista de las circunstancias, la operadora ferroviaria pública tuvo que admitir la existencia de «algunos problemas» y anunció la suspensión de un 10% de los trenes previstos para la jornada -en concreto, 50 de un total de 500-. La culpa, según la dirección de Renfe, la tuvieron los huelguistas por no respetar los servicios mínimos, aspecto que negaron desde el sindicato.

El Ministerio de Fomento había garantizado la circulación del 72% de los trenes habituales en alta velocidad (AVE) y larga distancia, el 65% en media distancia y hasta el 75% en cercanía en las horas punta del día. Unos parámetros que se respetaron con algunas excepciones. En la estación de Carballín, por ejemplo, fueron varios los pasajeros que se quedaron en tierra después de que el maquinista del tren que debía cubrir el trayecto de las 16.25 horas entre Laviana y Gijón no apareciera, pese a que «se supone que era uno de los servicios mínimos», según afearon ayer algunos de los afectados.

Los maquinistas acusan a la empresa de incumplir su último plan de empleo. Además, le reprochan que quiera prolongar con carácter indefinido las contrataciones temporales y alargar los plazos para el ascenso de categorías profesionales.

Mañana, domingo, habrá otra jornada de huelga en todo el país que completarán dos nuevos paros, el martes y el jueves.