Los trenes de Cercanías sufren «una sangría de cancelaciones» por falta de conductores

Un tren de la extinta Feve en la estación de Sanz Crespo. /
Un tren de la extinta Feve en la estación de Sanz Crespo.

Las suspensiones se alternan en las líneas de ancho métrico. La empresa confía en «cubrir progresivamente» las vacantes que impulsó

R. MUÑIZ

Las cercanías de Renfe están sufriendo «una sangría de cancelaciones», según denunció ayer Luis Blanco Junquera, el presidente del comité de empresa. Los datos que recabó cifraban en once las frecuencias que a medio día iban suspendidas en la división de Ancho Métrico (la de la extinta Feve). «El lunes además se suspendió el regional con Galicia, y en Collanzo los trenes se calientan y las últimas seis paradas se cubren con autobuses», lamenta el sindicalista de UGT, quien acusa al Principado de «estar mudo ante esto». Precisamente el portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez, achacó a la «desidia» del Gobierno central la «decadencia» de las cercanías.

La empresa no ofrece cifras pero sí reconoce que se están produciendo supresiones «puntuales en las líneas Laviana-Gijón, Avilés-Gijón y Gijón-Oviedo». La mayoría de los andenes de ancho métrico carecen de megafonía para advertir a los clientes de que su tren no llegará, lo que está motivando no pocos enfados. Renfe atribuye el problema a «los coletazos de la huelga de maquinistas y el plan de desvinculación voluntaria. Estamos cubriendo progresivamente esas vacantes para solventar los problemas».

Dirección y sindicatos pactaron un plan de bajas para un máximo de 750 trabajadores, el 5,2% de la plantilla. El programa ofrece entre cuatro y seis mensualidades a quienes están a punto de jubilarse, y una indemnización de 24 meses de salario al resto.

La medida afecta tanto al ancho convencional como al métrico. En el primero de los 146 maquinistas de la base asturiana han salido ya una docena y está previsto que las bajas alcancen la veintena. Para asegurar los servicios de pasajeros, Renfe se ha visto obligado a pasar a cercanías y Larga Distancia a 20 maquinistas habituales de la división de mercancías.

La solución está permitiendo de momento mantener casi todas las frecuencias de ancho convencional, pero en el métrico, el de Feve, «se está juntando el hambre con las ganas de comer», define un profesional con décadas de servicio. «Aquí hay un plan perfectamente definido para hundir el ancho métrico, y cada día va cubriendo nuevas etapas», confirma Luis Blanco Junquera.

«Solo en talleres se nos marchan una decena, de los que ya están fuera la mitad; los que salen lo hacen muy rápido, pero la empresa solo repondrá el 60% de los puestos y de manera muy lenta», argumenta el presidente del comité de empresa. La lentitud para conseguir repuestos y la escasez de plantilla «está provocando que tengamos mucho material sin utilizar», abunda otro trabajador.

 

Fotos

Vídeos