Un millar de efectivos velarán por la seguridad en el Sella y el Xiringüelu

Agentes de la Policía Local patrullan por Ribadesella. /
Agentes de la Policía Local patrullan por Ribadesella.

Alrededor de 800 profesionales estarán presentes en Arriondas y Ribadesella y más de 160 en Pravia para evitar incidentes en las fiestas

PALOMA LAMADRID

Son dos de las citas más multitudinarias del verano asturiano. Miles de personas acudirán este fin de semana a Arriondas y Ribadesella para disfrutar del Descenso Internacional del Sella, así como a Pravia para vivir la fiesta de prau más concurrida del mes de agosto. Tal concentración obliga a desplegar amplios dispositivos de seguridad. Este año, cerca de un millar de efectivos velarán por el bienestar de los asistentes a los festejos. Como es lógico, el grueso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado estarán presentes en las dos localidades en las que se celebra el Descenso.

En concreto, alrededor de 800 personas vigilarán que el acontecimiento deportivo y lúdico se desarrolle con los mínimos incidentes posibles. Se trata de personal de emergencias y seguridad ciudadana del Principado de Asturias, la Guardia Civil, la Policía Local y voluntarios de Protección Civil. Medios terrestres, marítimos y aéreos que estarán operativos desde la media tarde de mañana hasta casi el mediodía del domingo. Los efectivos contarán con el apoyo de unos 230 vehículos, entre los que se encuentra la unidad móvil de coordinación del 112 Asturias y los puestos de mando avanzado de Bomberos de Asturias y el del SAMU.

Además, la 80 edición del Descenso Internacional del Sella contará, por primera vez, con el refuerzo de cuarenta policías locales de Oviedo. El alcalde de la capital del Principado, Wenceslao López y la alcaldesa de Ribadesella, Charo Fernández, firmaron el pasado mes de julio un convenio de colaboración para que agentes de la Policía Local ovetense presten sus servicios en la villa riosellana durante esta cita.

Un refuerzo de material -dos vehículos y dos motos- y efectivos que se unirá a los quince agentes que integran el servicio de la Policía Local riosellana. Plantilla que resulta insuficiente para atender las necesidades que se generan en un evento que concita una afluencia masiva de público y coches. Los cuarenta policías de refuerzo servirán para ordenar debidamente el tráfico rodado de vehículos durante el fin de semana de Les Piragues, en el que se espera la asistencia de unas 250.000 personas entre ambos municipios. Asimismo, se sumarán al dispositivo de seguridad agentes procedentes de la comisaría de Piloña.

Si bien mañana será la jornada más multitudinaria en las dos capitales del Descenso del Sella, el domingo la fiesta se trasladará a Pravia con motivo del día grande del Xiringüelu. Más de 160 efectivos forman parte del dispositivo ideado para garantizar la seguridad durante popular fiesta de prau. Un plan diseñado para una afluencia de 25.000 personas. Según explicó esta misma semana el concejal de Festejos de Pravia, Alejandro del Busto, «la principal preocupación es la reunión de tantas miles de personas en un terreno pequeño y junto a un río caudaloso».

54 vehículos

Un total de 130 guardias civiles supervisarán el desarrollo de la fiesta praviana. En concreto: 24 patrullas de Tráfico, 15 patrullas rurales, 21 agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Oviedo y 20 del Grupo Rural de Seguridad número 6 de León. Además, intervendrá el Servicio Cinológico -un agente con un perro adiestrado-, un guardia civil especialista en explosivos, dos equipos de investigación de las compañías -para los casos más importantes- y otro de la Policía Judicial.

Asimismo, la Benemérita desplegará 54 vehículos durante el Xiringüelu, entre los que se encuentra un helicóptero. También intervendrán 20 policías locales de Pravia y catorce voluntarios de Protección Civil. Como refuerzo, habrá seguridad privada. El dispositivo, que incluye un equipo médico con varias ambulancias, estará operativo desde mañana por la noche.