La lluvia puede con la contaminación

Instalaciones industriales de Langreo, donde se registran niveles altos de partículas. /
Instalaciones industriales de Langreo, donde se registran niveles altos de partículas.

Las precipitaciones, ausentes en los últimos veinte días, permitieron bajar los niveles de partículas suspendidas en el aire

MARCO MENÉNDEZ

Que la Dirección General de Prevención y Control Ambiental prevea la posibilidad de restringir la actividad industrial en casos de niveles de contaminación muy altos, fue calificado ayer por el director general de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Alberto González, de «desproporcionado» e «injusto». Apuntó que «da la sensación de que las únicas que contaminan son las empresas, cuando son precisamente las que tienen una mayor preparación de cara a las emisiones y las que mayores controles pasan a la hora de realizar su actividad normal».

González aseguró que «todas las empresas potencialmente contaminantes y las que son consideradas como tal, están sometidas a férreos controles administrativos, que están documentados en la correspondiente autorización administrativa, que es muy complicada de obtener y que se revisa periódicamente por las administraciones públicas». Por ello, considera que «cargar toda la culpa de lo que sucede en Asturias y en España sobre las empresas nos parece desproporcionado e injusto».

Alberto González considera que hay otros factores que influyen en los altos niveles de contaminación: «Es curioso que en puntos donde mayores cotas de contaminación hay no están próximos a las empresas. Eso indica que son varios los factores que están actuando, como el tráfico y las probables emisiones de calefacciones, que tuvieron una actividad frenética estos días y que no son todo lo modernas que debieran ni están controladas».

De cualquier modo, el director general de la Fade apunta que, si hay alguna empresa que no cumpla con los niveles de emisiones «que se atenga a las consecuencias, pero hay otros factores que no se están atendiendo con claridad». Lo que sí ha resultado efectiva contra la contaminación, excepto para el benceno en Trubia y Llaranes, fue la lluvia del día de ayer. Su reaparición tras veinte días de buen tiempo permitió reducir la presencia de partículas en suspensión en el aire. La jornada comenzó con altos niveles de partículas en Avilés, Lugones, La Felguera, Sama y Gijón, pero anoche solo La Felguera tenía una calidad del aire regular.

Por otro lado, la mala calidad del aire ha llegado al Congreso de los Diputados. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, presentará un acuerdo para luchar contra la polución que cuente con el consenso del Gobierno, el Parlamento, las autonomías y los ayuntamientos, «dado que es un problema que no entiende de fronteras, de administraciones ni de ideologías». Más allá fue Equo, pues la diputada de Unidos Podemos Rosa Martínez puso como ejemplos a Madrid y Gijón en una batería de preguntas que presentó al Gobierno de Mariano Rajoy. En concreto, se interesa por la revisión de la relación de contaminantes, los objetivos de calidad del aire, el nuevo Plan sobre la Calidad del Aire, la eliminación de las deducciones por inversiones medioambientales del impuesto sobre sociedades y el intercambio de información entre autonomías.