Javier Fernández insta al Gobierno de Rajoy a afianzar el crecimiento turístico

Javier Fernández observa los folletos turísticos disponibles en el estand de Asturias. /
Javier Fernández observa los folletos turísticos disponibles en el estand de Asturias.

Asturias batió todas su marcas en 2016 con más de 2,2 millones de viajeros y 5 de pernoctaciones. El sector ya representa el 10% del PIB regional

CHELO TUYA

Le preguntaron hasta la saciedad por Pedro Sánchez, Patxi López y Susana Díaz. Pero ayer Javier Fernández solo quería hablar de Asturias. «Entiendo su trabajo, pero estoy aquí como presidente del Principado para hablar, precisamente, de un sector clave, el turístico». Ayer, en el acto institucional del Día de Asturias en Fitur, el jefe del Ejecutivo autonómico 'sacó pecho', ya que, aunque se reconoció «rácano para los adjetivos», subrayó que el pasado fue «un año sobresaliente para el turismo asturiano», con unas cifras para la historia. «Rondaremos los 2,2 millones de turistas y superaremos los 5 millones de pernoctaciones», número no registrados antes. No hay que olvidar que el turista '2 millones' llegó por primera vez en 2015.

En su suma y sigue de cifras, apuntó los 42.800 creados por el sector y, sobre todo, que el turismo representa ya el 10% del PIB regional. «No hay que olvidar que en 2013 esa tasa se limitaba a 7,65%». En un paso más allá, apuntó que rebasado el compromiso, el objetivo ahora es «igualar a la media nacional, que rebasa el 11%».

No obstante, asumió el presidente lo que apuntan todos los informes empresariales. El crecimiento turístico de los dos últimos años, no solo de Asturias, sino de toda España, se enraíza «en terreno movedizo. Responde a factores como el aumento de la demanda interna y al declive imprevisto de destinos competidores. Nos hemos beneficiado de unas circunstancias excepcionales: un euro bajo frente al dólar, tipos de interés ínfimos y la demanda sobrevenida por problemas en otros países, como Turquía».

Por ese motivo, lanzó un mensaje al Gobierno de Mariano Rajoy. «El crecimiento está muy sujeto a vaivenes de contra, España no puede postergar el refuerzo de sus anclajes económicos», ya que, advirtió, «de momento el 'brexit' no se hizo notar, pero habrá que estar atento a la evolución de la economía británica».

Ni sol ni ladrillo

En esa línea, pidió «la mejora de la planta industrial y productiva», aprendiendo de «las dolorosas lecciones de los peligros que conlleva un desarrollo asentado sobre la llamativa, pero gaseosa, combinación de sol y auge inmobiliario». Según sus palabras, «el suelo que pisamos tiembla con mucha facilidad».

Como lleva apuntando estos días el consejero de Industria, Empleo y Turismo, Francisco Blanco, el presidente regional reivindicó ayer un modelo diferente al 'sol y playa'. «Que la calidad sea la seña distintiva de la oferta turística asturiana, porque todas las comunidades que compiten con Asturias están en esa carrera y no podemos quedarnos atrás».

Una calidad, la asturiana, basada en sus marcas turísticas, Casonas, Mesas y Aldeas, a la que en Fitur se añadió Sidrerías, el santo y seña del estand de más de 600 metros cuadrados que hasta el domingo será el centro de trabajo de empresarios, alcaldes y agentes turísticos.

A los empresarios achacó Javier Fernández el mérito de lo logrado. «El resultado turístico no es patrimonio del Gobierno de Asturias, corresponde a los empresarios, con los que queremos seguir trabajando mano a mano». Ayer, lo hicieron culín a culín, los que Chuchu, el sidreru de Turón, escanció toda la mañana.