«45.000 personas padecerán alzhéimer en Asturias en 2050»

Marta Blázquez. /  E. C.
Marta Blázquez. / E. C.

Marta Blázquez, jefa de sección de enfermedades neurodegenerativas en el HUCA, prevé que la tasa se triplicará en tres décadas por el alto envejecimiento

LUCÍA R. LORENZOGIJÓN.

«45.000 personas padecerán alzhéimer en Asturias en el año 2050». Es la preocupante estimación que hace la jefa de sección de enfermedades neurodegenerativas del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), Marta Blázquez. Esta especialista recuerda que en la actualidad alrededor de 15.000 personas padecen en la región esta patología neurodegenerativa, progresiva, incapacitante que de forma paulatina va mermando las capacidades. «Asturias es una de las comunidades más envejecidas de España y la prevalencia es mayor que en el resto del país», indica. En España padecen esta dolencia «entre 500.000 y 800.000 personas», señala Blázquez. Debido al envejecimiento se prevé que Asturias triplique la tasa de enfermos en las tres próximas décadas, llegando a 45.000 enfermos, una auténtica epidemia difícil de afrontar.

«El alzhéimer afecta a todas las áreas del cerebro. Para combatirlo no hay un tratamiento que frene ni que cure la enfermedad», advierte esta médica. El síntoma más común es la pérdida de memoria, «pero no la referente a los despistes, sino a los olvidos importantes como las citas, tomar la medicación, dificultad para desarrollar las tareas habituales de la casa». En las fases iniciales también se produce la desorientación en tiempo y lugar, así como la pérdida de denominación de palabras (con ello, «no pueden tener un lenguaje fluido»). Otros síntomas que también se consideran alarmas son los cambios de humor y de personalidad.

«Seguimos sin conocer las causas concretas», lamenta la especialista del HUCA, aunque «sí se conocen los factores de riesgo». Pueden ser genéticos (entendido como la predisposición a tener diferentes enfermedades, lo mismo que la tenemos para tener el pelo de un color u otro), «pero esto no quiere decir que sea hereditario (la detección precoz de casos hereditarios en personas de 45 años ronda el 1%». Sobre esta tendencia, Blázquez insistió en que «esta predisposición genética no implica que una persona vaya a padecer la enfermedad».

El HUCA acogerá hoy una mesa informativa, que el viernes estará en Cabueñes

Muchos más casos en mujeres

«La edad es el factor de riesgo fundamental». También tienen mayor propensión a padecerla las mujeres. El elevado consumo de alcohol, el tabaquismo y el consumo de drogas son otros de los disparaderos de esta enfermedad. Por su parte, Blázquez también apunta a otros aspectos: como el riesgo cardiovascular a través de la diabetes o la obesidad.

El alzhéimer puede manifestarse tras sufrir un episodio doloroso. «Tras un acontecimiento traumático, si hay un deterioro cognitivo latente. Pero este acontecimiento no es la causa para que se produzca este tipo de demencia», indica.

Como posibles medidas de prevención, Blázquez recomienda controlar los factores de riesgo vascular, abandonar el consumo de tóxicos y tener una actividad intelectual elevada (juegos de mesa, puzzles, cartas, sudokus, lectura, etcétera). «Esto aumenta la reserva cognitiva y demora la aparición de síntomas», explica. En la actualidad, «hay más de 2.000 ensayos clínicos en el mundo elaborándose con el objetivo de frenar y curar la enfermedad».

«Retraso en el diagnóstico»

Los pacientes que padecen alzhéimer, así como sus familiares, tardan en ponerle nombre y apellido a lo que les ocurre. «Suele haber retraso en el diagnóstico, en torno a dos años. Esto ocurre cuando su familia considera que lo que ocurre no es atribuible al envejecimiento. A veces los pacientes vienen a consulta en fase moderada», desglosa Blázquez.

Con motivo del Día Mundial del Alzhéimer que se celebra el próximo sábado, 21, el HUCA acogerá hoy una mesa informativa.