Más de 50.000 armas de fuego se destruyen cada año en España