Fomento supedita a un nuevo plan los 600 millones para mejorar las cercanías en Asturias

El ministro Ábalos. / EP
El ministro Ábalos. / EP

El ministro condiciona las mejoras al resultado de un nuevo programa nacional y anuncia un estudio de los peajes para «guardar cierta coherencia»

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Empieza el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, a hacerse con el departamento y reordenar sus prioridades. Lo demostró ayer en el Congreso, donde acudió a presentar las líneas generales que pretende impulsar y que traerán consecuencias para el Principado.

Es el caso del Plan de Cercanías 2017-2025, largamente reclamado por los socialistas asturianos y que en diciembre presentó el entonces ministro del PP Íñigo de la Serna. Tras señalar el calamitoso estado de la red, anunció una inversión global que terminó situando por encima de los 600 millones. Los primeros proyectos de obra se esperaban para este mismo curso, algo que ahora queda supeditado a un nuevo enfoque. Ábalos reconoció ayer que hay planes hechos para Asturias y otras cuatro comunidades y dijo: «Creemos que hay que seguir avanzando en esa línea, pero dando un carácter de unidad a los mismos e integrándolos, por lo que desarrollaremos un plan nacional de cercanías en colaboración con todas las administraciones».

El ministro aludió también al contrato que el departamento firmó con Renfe para financiar este servicio público. De la Serna anunció que el convenio de este año permitiría incrementar las frecuencias entre Oviedo y Avilés, algo que se preveía para marzo. Los meses han pasado y Ábalos se mostró ayer crítico con el retraso acumulado; «estamos ahora trabajando en ello intensamente, al objeto de que estos nuevos servicios puedan incluirse en el próximo otoño».

En su primer discurso a la Cámara, Ábalos evitó referirse a la auditoría de plazos que venía mencionando para determinar qué promesas habían hecho sus antecesores para «quedar bien». En su lugar, reiteró su voluntad de que su llegada a Fomento «no afecte a los compromisos de inversión y de contratos», al punto de que se comprometió a licitar contratos valorados en 5.000 millones hasta final de año.

Más información

También reveló que está en negociaciones con la UE para que en la política de corredores prioritarios y candidatos a recibir ayudas comunitarias se incluya una conexión entre el eje atlántico y el mediterráneo.

Sí mantuvo su voluntad de liberalizar los peajes cuyos contratos de explotación concluyen de aquí a 2019. Para el resto dejó una puerta abierta al avanzar la elaboración de «un estudio sobre el modelo de red viaria que queremos tener en el futuro de nuestro país». Se trata de sentar las bases de un nuevo sistema; «deberíamos intentar guardar cierta coherencia entre lo que pasa en los diferentes territorios, pues es una realidad que la presencia de los peajes no es homogénea en todo el territorio».

En carreteras llamó la atención sobre el recorte de la inversión en mantenimiento de los últimos años. Precisamente la Asociación Española de la Carretera presentó ayer un informe situando a la red asturiana como la segunda más deficiente del país, con una necesidad de arreglos que estiman en 352 millones.

La ampliación de la 'Y'

Entre las ambiciones trazadas para Asturias, De la Serna situó la ampliación de la 'Y' con un tercer carril, actuación que analizaba incluir en el Plan Extraordinario de Inversiones de Carreteras (PIC), un sistema de financiación público-privado. Su sucesor se comprometió a seguir adelante con el PIC, si bien consideró que el programa en general y los proyectos candidatos a entrar están poco maduros todavía.

El diputado de Foro Isidro Martínez Oblanca se interesó por los planes para la mayoría de obras asturianas en cartera y solicitó al ministro que se reúna con las asociaciones empresariales que promueven el corredor cantábrico ferroviario. Ábalos accedió al encuentro «en la medida en que mi agenda sea algo más razonable» y aplazó los datos sobre las obras a otros trámites parlamentarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos