Otro accidente de motocicleta se salda con dos heridos en Soto del Barco

Estado en el que quedó la moto accidentada en Villaviciosa. / E. C.
Estado en el que quedó la moto accidentada en Villaviciosa. / E. C.

Conmoción en Oviedo por la muerte del joven ingeniero de 29 años David Gil Isla al colisionar el viernes con un coche en Villaviciosa

P. SUÁREZGIJÓN.

Ocurrió pasadas las 10.30 horas de la mañana. Una moto que circulaba por la AS16, a su paso por Soto del Barco, se salía de la vía y provocaba que sus dos ocupantes saliesen disparados junto al vehículo y quedaran tendidos en el suelo. Inmediatamente, otros conductores que circulaban en ese momento por la zona y presenciaron el siniestro alertaron de lo ocurrido a los servicios de emergencias, que apenas tardaron unos minutos en llegar al lugar de los hechos.

En vista de las heridas que presentaban los dos accidentados, los sanitarios decretaron su traslado urgente al Hospital de San Agustín, en Avilés, donde fueron atendidos de las lesiones que presentaban, sin que por el momento haya trascendido su estado. Agentes de la Guardia Civil se desplazaron también hacia la zona para investigar las posibles causas del siniestro, que provocó retenciones durante algunos minutos.

Este suceso se produjo apenas unas horas después de que, en Villaviciosa, David Gil Isla, de 29 años, quien trabajaba en una empresa de ingeniería de Oviedo, falleciese a consecuencia de otro accidente de tráfico. El siniestro tuvo lugar en la carretera nacional 632, a la altura del kilómetro 33, a las ocho menos cuarto de la tarde, cuando el ingeniero ovetense, que circulaba en sentido Ribadesella, era alcanzado por otro vehículo, un turismo que estaba realizando una maniobra de giro en un cruce para incorporarse a la vía principal. Concretamente, la colisión tuvo lugar a la altura del cruce que lleva a la localidad de Priesca.

Tal fue la violencia del impacto qu el conductor de este coche, de 68 años, tuvo que ser trasladado por los servicios sanitarios hasta el Hospital de Cabueñes. No obstante, las heridas que presentaba apenas revestían gravedad, por lo que fue dado de alta una vez se le realizaron las pruebas pertinentes. La moto accidentada, matriculada en Oviedo, quedó destrozada a consecuencia del impacto.

Pese al terrible accidente, el lugar en el que ocurrieron los hechos no es una zona propensa a protagonizar siniestros. Vecinos del lugar indicaron que se trata de un tramo habitualmente tranquilo, «donde no se suelen producir accidentes». De hecho, la colisión tuvo lugar en una de las zonas rectas de la vía.

Último motorista fallecido

Hace menos de un mes, otro motorista, en este caso gijonés, perdía la vida en la carretera. Se trataba de Jesús Paraja, de 47 años y vecino de Gijón, quien fallecía al caerse de la moto que pilotaba a la altura del kilómetro 19,100 de la carretera autonómica CL-635, cuando descendía por la vertiente leonesa del puerto de Tarna, en sentido La Uña. En ese caso, la zona, en la que ya han fallecido tres personas desde el mes de agosto, pudo influir a la hora de que tuviese lugar el siniestro. Conocido en Gijón por su afición a las dos ruedas, su funeral fue un acto multitudinario al que acudieron moteros de toda la región.

La Guardia Civil alertaba recientemente del aumento de los accidente en los que están implicados motoristas. El parque automovilístico 'motero' ha aumentado en Asturias en 15.000 vehículos en una década. Es decir, creció un 37%.