Adrián Barbón presume del sistema educativo asturiano «de primer nivel»

El alcalde de Piloña, Iván Allende (PSOE); el presidente, Adrián Barbón; la directora, Covadonga Fernández, y la consejera, Carmen Suárez, observan los experimentos de los alumnos. / XUAN CUETO
El alcalde de Piloña, Iván Allende (PSOE); el presidente, Adrián Barbón; la directora, Covadonga Fernández, y la consejera, Carmen Suárez, observan los experimentos de los alumnos. / XUAN CUETO

40.293 estudiantes de Secundaria y Bachillerato comenzaron ayer un curso que el presidente inauguró en Infiesto, donde ensalzó la educación pública

EUGENIA GARCÍAINFIESTO.

Si el martes volvieron al 'cole' los 65.577 escolares de la región, ayer se retomaron las clases en los institutos. Son 40.293 estudiantes, 31.509 matriculados en Educación Secundaria Obligatorio y 8.784 en Bachillerato, que afrontan el nuevo curso y eligen, en un 75%, la educación pública. Precisamente esto quiso poner en valor el jefe del Ejecutivo autonómico, Adrián Barbón, durante la visita que realizó, junto a la consejera Carmen Suárez, al instituto de Infiesto (Piloña), donde fue recibido por una decena de alumnos que tocó con flauta dulce el himno de Asturias.

De los 40.293 estudiantes que retornaron ayer al instituto, la gran mayoría se decanta por los centros públicos. Estos suman 21.693 estudiantes en Secundaria, de los cuales 11.298 son chicos y 10.395 chichas; y 8.540 en Bachillerato, de los cuales 3.974 son alumnos y 4.566 son alumnas. Por su parte, en colegios privados y concertados se han inscrito en la ESO 9.816 estudiantes (4.984 chicos y 4.832 chicas) y 244 en Bachillerato (106 alumnos y 138 alumnas).

«Para el Gobierno del Principado la educación es el ascensor social, el mejor ejemplo de nivelación de la desigualdad y la única oportunidad para aquellos que no tienen otras», remarcó Barbón, insistiendo en la idea que ya puso de manifiesto el miércoles en el Colegio Rural Agrupado de Villayón, donde inauguró el curso escolar. El presidente considera «fundamental hacer una apuesta por la educación pública de calidad que llegue a todas partes; que llegue a los núcleos rurales y a todos los pueblos y permita mantenerlos con vida pero que facilite, sobre todo, ese crecimiento personal».

El sistema educativo asturiano ya es «de primerísimo nivel» y, según Barbón, así debería ser reivindicado. «En la región tenemos profesores de primerísima calidad cuyo trabajo ha de ser puesto en valor de forma decidida», así como «unos porcentajes de abandono escolar que se sitúan muy por debajo de la media nacional y de otras comunidades» -según los últimos indicadores, 12,6% frente al 17,9% del país- y esto obedece «a los recursos de todos, que se tributan a partir de los impuestos». En este sentido, Barbón volvió a marcar distancias con «otras comunidades que siguen una política agresiva y se postulan como paraísos fiscales de grandes capitales» a cambio de disminuir los ingresos y devaluar la educación, la sanidad y otros servicios públicos. No es el de este presidente «un gobierno conformista», aseguró, y reconoció que «hay cosas que mejorar y venimos con el afán de cambiar las cosas».

De 0 a 18 años

Durante su visita, el presidente se mostró cercano tanto con los alumnos, a quienes aconsejó «disfrutar de una de las mejores etapas», como con los docentes. Tras conocer el instituto, la comitiva se trasladó a la escuela de primer ciclo de Educación Infantil (0 a 3 años), inaugurada en marzo, y al colegio público L'Ablanu, en cuyas reformas el Principado invirtió este año 43.210 euros. La situación de los tres centros en un mismo campus educativo sorprendió gratamente al presidente, quien opinó que «esto de entrar aquí con 0 años y salir con 18 ye muy guapo».

Más información