Los alcaldes alertan del riesgo de inundación por la falta de limpieza en los ríos

García Palacios (centro) expone la situación al consejero Guillermo Martínez, junto al alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández. / M. ROJAS
García Palacios (centro) expone la situación al consejero Guillermo Martínez, junto al alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández. / M. ROJAS

La última nevada llenó los cauces de troncos y «en vez de tardar lo razonable, la CHC estará hasta junio retirándolos», lamenta la federación de concejos

R. MUÑIZ GIJÓN.

Hace trece días, 15.000 hogares asturianos quedaron sin luz en medio de un temporal de nieve que ha dejado indignado al medio rural. Una representación de sus alcaldes acudió ayer al Principado y a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) para reclamar ayuda y soluciones urgentes. Este organismo lanzó esta semana una operación de limpieza de ríos por 600.000 euros para los próximos nueve meses, algo que los regidores ven insuficiente.

«En vez de tardar lo que sería razonable, que este mes estuviera solucionado todo, estaríamos en junio del año que viene, o en verano, limpiando aún cosas», razonó Ignacio García Palacios, presidente de la Federación Asturiana de Concejos (Facc). Ahora mismo los ríos están llenos de ramas y troncos en zonas de arboleda, pero también en valles «donde bajaron las ramas y se montaron presas artificiales que pueden dar lugar a inundaciones», explicó. Los cauces «no tienen capacidad para llevar agua tal como están ahora si vienen más lluvias», advirtió García Palacios.

Acompañado de los alcaldes de Somiedo y Sobrescobio, García Palacios lamentó también el estado de los caminos y pistas forestales. Así se lo expresó al consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, quien días atrás ya había reconocido que se tardaría en recuperar la normalidad en esa red secundaria. Los regidores lamentaron que, tanto en este caso como en el de los ríos, se esté implicando en la solución «a quien no tiene capacidad, que son los ayuntamientos, incluso a la misma población y a los hosteleros, que ven en ello una pérdida importante de capacidad para sus negocios».

El presidente de la Facc también dio un tirón de orejas al Principado y la Administración central por la situación actual de los tendidos eléctricos. La caída de árboles durante el temporal sobre torretas y cables provocó ese gran apagón. Desde la consejería se deslizaron reproches hacia las eléctricas, recordando que tienen la obligación de mantener despejados los márgenes alrededor de sus instalaciones. García Palacios, a su vez, subrayó que es competencia estatal y autonómica supervisar que las compañías cumplan con la normativa.

«Ahí debería de existir una diligencia que está cuantificada por Red Eléctrica; no tendría que haberse producido el apagón», lamentó. Las autoridades autonómicas y estatales «deben asegurar que se llegue a condiciones óptimas en la limpieza de las zonas cercanas a los tendidos eléctricos», apuntó. «Es un drama que desde las ciudades se ve a lo mejor de otra forma, pero fue una catástrofe que tiene que evitarse haciendo lo que tendría que haberse hecho, que es la limpieza exhaustiva», agregó.