«Cuando alguien tiene un problema lo que quiere es ver a un guardia civil»

El coronel jefe de la zona XIV, Francisco Javier Almiñana, en su despacho del acuartelamiento de Rubín, en Oviedo. / MARIO ROJAS
El coronel jefe de la zona XIV, Francisco Javier Almiñana, en su despacho del acuartelamiento de Rubín, en Oviedo. / MARIO ROJAS

Francisco Javier Almiñana, coronel jefe de la zona XIV de la Guardia Civil: «Casos como el crimen de Sheila Barrero nunca se dan por cerrados. Se recogen pruebas y puede ser que coincidan con otras investigaciones»

OLAYA SUÁREZ OVIEDO.

El coronel jefe de la zona XIV de la Guardia Civil, Francisco Javier Almiñana, cumplirá el próximo mes de enero su tercer aniversario al mando de la institución en Asturias. Valenciano de 56 años, es la cuarta generación de su familia que forma parte de la Benemérita, a la que accedió por vocación y que conforma intrínsecamente su persona. Anteayer ejerció como anfitrión de la Guardia Civil en el Principado durante la festividad del Pilar, patrona del Cuerpo.

-¿Qué balance hace de este tiempo al frente de la Guardia Civil en Asturias?

-No puede ser más positivo, tanto en el aspecto personal como en el profesional. Nos han acogido muy bien, y a mí y a mi familia -a excepción del clima, bromea- y en lo referente al ámbito laboral me he encontrado con una unidad perfectamente organizada por el anterior coronel. Son muy profesionales y muy comprometidos con la institución, dan todo de sí en materia de servicio y tienen mucho interés en temas de investigación y prevención. Me hacen ejercer el mando de forma muy sencilla.

-Usted, como uno de los máximos responsables de seguridad de la región, ¿cómo la valora?

-Siempre se puede mejorar, claro está, pero son datos positivos. La tasa de criminalidad va descendiendo año tras año y el índice de esclarecimiento de delitos va en aumento. Lo que sí me ha llamado mucho la atención desde que llegué es la gran cantidad de servicios humanitarios que realizan las unidades del Servicio Marítimo, la unidad aérea y el Grupo de Montaña. Muchas veces las personas no se dan cuenta de los peligros que entraña salir a hacer una ruta o al mar.

-¿Hay poca concienciación?

-Hay de todo, pero sí que me gustaría hacer un llamamiento para que la gente tomase las medidas de precaución y previsión pertinentes para evitar los accidentes en la medida de lo posible. Aquí el tiempo cambia de un momento para otro y puede resultar peligroso. Hay que llevar un teléfono con batería para comunicarse, avisar a algún allegado de la ruta que se va a hacer en caso de tener que realizar una búsqueda y llevar la ropa apropiada, toda precaución es poca.

-Se refería a la alta tasa de resolución de delitos.

-Nos movemos en cifras de resolución muy altas, de entre 55 y 60%, muy por encima de la media del país. También somos la segunda región por la cola en tasa de criminalidad, del 24% (24 por cada mil habitantes), solo superados por Extremadura en seguridad.

-¿Cuáles son las infracciones penales que más abundan?

-Sobre todo, los delitos contra la propiedad, es decir, los robos. Ocurren principalmente en el campo y son de escasa entidad, como sustracción de aperos de labranza, material... Aún por pequeños que sean siempre se investigan.

-En Gijón y Villaviciosa se registraron varios asaltos con retención de los moradores. ¿Hay motivo para la preocupación?

-Son hechos aislados. La presencia de bandas organizadas itinerantes va por rachas. Vienen, cometen en una semana numerosos robos y se van. Aún así, casi siempre acaban detenidos, si no es en Asturias es en otra provincia donde vuelven a delinquir. Trabajamos coordinados a nivel nacional.

-¿Cómo están las investigaciones del crimen del concejal Javier Ardines? ¿Avanzan?

-Poco se puede decir porque está bajo secreto de sumario. Estamos trabajando en ello y no vamos a escatimar ningún esfuerzo en la investigación. La Guardia Civil no abandona las investigaciones por mucho tiempo que haya transcurrido.

-¿Prueba de ello es la reapertura judicial del asesinato de Sheila Barrero cometido hace catorce años en Degaña?

-También se encuentra bajo secreto de sumario, pero es cierto que cualquier caso, y sobre todo en muertes violentas o delitos muy graves, se sigue trabajando por mucho tiempo que pase. Se obtienen una serie de pruebas cuando se realizan las inspecciones oculares en los primeros momentos y después todo eso, como no se deja de investigar y de relacionar con otros casos, hay momentos que coinciden con otras circunstancias y se vuelven a abrir. Aunque realmente nunca se ha llegado a cerrar, siempre está presente.

-¿Habrá por fin una resolución del caso?

-Cuando presentamos una persona ante la autoridad judicial por un delito, y más aún de esta gravedad, queremos que se haga con todas la garantías y pruebas para que el juez respalde la acusación. Si hay alguna duda esperamos a tener más pruebas.

-¿Los continuos avances en las técnicas ayudan?

-Por supuesto, se ha avanzado mucho en los últimos años y está ayudando en gran medida en las investigaciones. Se analizan transmisiones, pruebas de ADN, aspectos relativos a la informática, acústica, reconocimiento de la voz...

-¿Se trabaja en la hipótesis de que el crimen de Ardines esté relacionando con las amenazas de alcaldes y concejales de distintos Ayuntamientos?

-No podemos relacionar lo que ocurrió en Llanes con lo que está ocurriendo en otros lugares de Asturias porque no son las mismas circunstancias. Sí que puede haber personas que aprovechen la coyuntura de lo que ocurrió en Llanes para amedrentar a otras personas de distintos partidos políticos. Lo que hay que recordar es que la seguridad ciudadana es de todos, por eso es muy importante la colaboración de la gente. En los pueblos siempre hay alguien que escuchó algo o vio algo, es fundamental la colaboración para esclarecer estos delitos...

Cataluña

-¿Cómo se ve desde Asturias lo que está ocurriendo en Cataluña?

-A cualquier español le debe preocupar lo que pasa en Cataluña. La Guardia Civil, al igual que la Policía Nacional, lo que está haciendo es garantizar el orden constitucional. Tengamos la confianza de que se resuelva esto por el bien de todos.

-¿En Asturias se sienten valorados?

-Sí, en todo el territorio nacional, salvo algunas excepciones, nos sentimos muy valorados y apreciados. De hecho llevamos años siendo la institución más valorada en el país. Mucha gente nos relaciona con la denuncia de tráfico, pero cuando alguien tiene un problema lo que quiere es ver a un guardia civil, somos como un ángel de la guarda, los beneméritos.

-¿Hay suficientes efectivos para continuar con los bajos índices de criminalidad?

-Ha habido una época en la que la tasa de reposición se vino abajo por la falta de convocatoria de empleo público. Se reponían solo el 10% de las plazas de las jubilaciones. Hemos perdido muchos guardias civiles, pero ahora ya estamos en tasa de reposición del 100%. Es cierto que cuantos más fuéramos, mejor para trabajar. Nos gustaría que en todos los pueblos hubiese un cuartel de la Guardia Civil, pero con recursos para atenderlos. A lo mejor hay que tender a otro modelo organizativo como es el agrupamiento de cuarteles, pero para ello tendría que haber un consenso de administraciones y la Guardia Civil. En los pueblos no entienden que les quiten un cuartel y vaya a resultar más operativo.

 

Fotos

Vídeos