Los alojamientos de uso turístico se disparan en Gijón y los de estudiantes, en Oviedo

Los alojamientos de uso turístico se disparan en Gijón y los de estudiantes, en Oviedo

Asturias tiene ya más plazas para viajeros en domicilios particulares que en hoteles rurales, hostales o pensiones

CH. TUYA GIJÓN.

El miedo al contrato de larga estancia lleva a muchos propietarios a optar por alquileres de corto recorrido. En Gijón, la oferta que se multiplica es la de viviendas de uso turístico (VUT). En Oviedo, la opción que triunfa es la estudiantil: tanto para universitarios como para estudiantes de MIR.

Las cifras están ahí: en Asturias ya hay más plazas de VUT (5.505), que no son más que domicilios particulares convertidos en alojamiento turístico, que de hostales y pensiones, que suman 3.384, o que de hoteles rurales, que llegan a 3.047. «En Gijón, de hecho, esas viviendas estivales ya han salido del mercado de alquiler de agencia», apunta José Manuel Balbuena. «Todas se han dado de alta en plataformas digitales y son pocos los clientes que acuden hoy a una agencia para esa opción», lamenta.

Llegada de inversores

En Oviedo, la corta estancia no es, de momento, turística, sino estudiantil. «Tenemos dos modelos diferentes: el estudiante de MIR, que llega de enero a junio y alquila pisos céntricos, lo que genera una gran escasez en esa zona. Después, está el universitario, son contratos que duran lo que el curso y que copan los barrios semicéntricos», explica David Allen.

Eso genera problemas de oferta de alquiler de larga estancia en barrios muy concretos. «En el centro de Oviedo y aledaños, durante el curso es muy difícil encontrar una opción para larga estancia», confirma Allen. «En el barrio de La Arena, es casi imposible lograr algo que no sea turístico», dice Balbuena.

Una opción que «va a más». «Muchos de los inversores que estamos viendo que llegan ahora a Oviedo lo hacen para ofrecer pisos de ese tipo. De corta estancia». Todo porque «lo que necesita el propietario es seguridad», insiste Víctor Antuña. Gestiona él también un edificio de pisos turísticos, «pero en Muros de Nalón». En Avilés, añade, «la modalidad turística no es la mayoritaria». En la costa, sin embargo, «sí lo es», con ocupaciones «que llegan a una media anual del 50%», lo que supera la tasa de ocupación de la hotelería.