39 alumnos fueron expulsados de la Universidad por no aprobar un mínimo de créditos

Alumnos, en la Facultad de Medicina. / M. ROJAS
Alumnos, en la Facultad de Medicina. / M. ROJAS

La Comisión de Permanencia permitió el pasado curso continuar con sus carreras a 149 estudiantes, el 59% de los 253 que lo solicitaron

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La tercera y, hasta el momento, última modificación del reglamento de permanencia de la Universidad de Oviedo desde la implantación de los estudios de grado y máster (la acordada en mayo de 2016) obliga a los alumnos de grado matriculados a tiempo completo a aprobar doce créditos -lo que, por regla general, equivale a dos asignaturas- cada curso para poder continuar con sus estudios (seis en caso de que estén matriculados a tiempo parcial). Además, tienen que haber superado 90 créditos para poder pasar a cuarto. El curso pasado, 39 estudiantes se vieron obligados a abandonar sus estudios al no cumplir alguno de estos requisitos.

Hay que tener en cuenta que esos 39 son solo los casos de alumnos cuya solicitud para poder continuar con sus estudios no fue atendida por la Comisión de Permanencia. Pero puede haber también alumnos que, a la vista del poco éxito académico cosechado o por asumir que se equivocaron a la hora de elegir sus estudios, voluntariamente optan por cambiar de carrera o directamente dejar la Universidad.

En cualquier caso, la cifra -bastante similar a la del curso pasado, cuando hubo 33 casos de expulsión por incumplimiento del régimen de permanencia- viene a constatar la normalización del reglamento y la notable reducción en el número de reclamaciones. En total, hubo el año pasado 253 reclamaciones. Según la estadística, seis de cada cuatro alumnos que solicitaron poder continuar con sus estudios vieron atendidas sus peticiones y solo un 16% de las peticiones -las correspondientes a esos 39 alumnos ya citados- no fueron autorizadas o, directamente, se consideraron inadmitidas. El resto, 65 reclamaciones, fueron archivadas por diversos motivos. Bien porque se comprobó que sí cumplían los requisitos, porque lo que planteaban los alumnos no tenía nada que ver con el reglamento de permanencia o, entre otras cuestiones, porque, transcurridos los dos años que establece la norma para poder volver a matricularse, pedían el reingreso cuando es una solicitud que no deben elevar a la Comisión de Permanencia ya que es automático.

Del total de las 253 solicitudes de permanencia tramitadas el pasado año, prácticamente todas fueron presentadas por estudiantes de grado. El 66% correspondieron a alumnos que no habían superado los doce créditos exigidos por curso. Otro 30% reclamaron porque no podían pasar a cuarto al no tener aprobados 90 créditos. Un 3% incumplían los dos requisitos, es decir, no alcanzaban ni los doce créditos por curso ni los 90 para pasar a cuarto.

Los alumnos de los grados de Derecho -con 24 de las solicitudes- y Administración y Dirección de Empresas -con 18- son los más presentes en la estadística. Por centros, no obstante, el primer puesto lo ocupa la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) de Gijón, seguida de las facultades de Economía y Empresa, Derecho y Filosofía y Letras. Solo el 0,7% de las peticiones tramitadas correspondieron a alumnos de máster. Para ellos, el reglamento de permanencia fija un máximo de tres cursos académicos para superar las titulaciones de 60 créditos, cuatro para las de 90 y cinco para las de 120 créditos.

Las causas

¿Qué alegan los alumnos para justificar que no hayan conseguido aprobar el número mínimo de créditos exigido? Según el informe de la Comisión de Permanencia relativo al curso 2017-2018, la mayor parte (un 38%) alude a cuestiones médicas, pero también son habituales las razones familiares (el 33%), mientras que las obligaciones laborales son el argumento empleado por otro 25%.

En el último informe de la Comisión de Permanencia, aprobado por el Consejo Social el 11 de marzo y en el que se señalan las 95 asignaturas con una tasa de rendimiento por debajo del 50%, se deja constancia de que «sigue sin acreditarse una correlación entre el número de solicitudes de permanencia y la presencia de tasas de rendimiento en los centros».

En ese sentido añade que «existe un número significativo de grados en los que no hay asignaturas sujetas a este informe y sí han tenido solicitudes de permanencia». En esa situación se encuentran 25 titulaciones.