Aparece muerta en su celda una reclusa del centro penitenciario asturiano

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

Había ingresado acusada de hurto. Estaba en una celda en régimen preventivo, en el módulo 10 del Centro Penitenciario de Asturias. El único que la cárcel destina a las mujeres. A las 8 horas de ayer, en el primer recuento del día, los funcionarios se percataron de que la mujer no se movía. Nada se pudo hacer por su vida salvo certificar que había muerto durante la noche.

Según confirmaron a EL COMERCIO fuentes de la prisión, la mujer, T. A. R., tenía 45 años y era vecina de Langreo, aunque había nacido en la localidad cántabra de Torrelavega. En principio, su muerte parece estar relacionada con una sobredosis, ya que la reclusa tenia adicción a las drogas.

Tras confirmar el fallecimiento, el protocolo en vigor de Instituciones Penitenciarias marca que hay que avisar al juzgado de guardia. Será el tribunal de turno el encargado de decidir si se hace la autopsia a la fallecida o si se entrega ya el cuerpo a sus familiares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos