«Aquí seguimos con el suelo afuracao»