Un argayo mantiene incomunicada La Llonga desde el 25 de enero