40 asturianos con dependencia mueren al mes sin recibir la ayuda concedida

40 asturianos con dependencia mueren al mes sin recibir la ayuda concedida

El Observatorio que controla el cumplimiento de la ley la considera «paralizada». En Asturias se han restado 360 beneficiarios en un año

CHELO TUYAGIJÓN.

Una ley «paralizada». Debido a la falta «de Gobierno central». Un país sin presupuestos y más de 260.000 personas sin autonomía personal y con derecho a recibir una ayuda para paliar su situación en lista de espera. De ellas, 3.342 son asturianos y los expertos calculan que unos 40 fallecerán cada mes sin recibirla. Así lo asegura el Observatorio de la Dependencia que ha vuelto a poner el foco en una ley, aprobada en 2007, que siempre ha avanzado a trompicones. La falta de memoria económica inicial y los recortes aplicados en 2011 y 2012, por los Ejecutivos de Zapatero y Rajoy, respectivamente, la dejaron muy herida. La falta de Ejecutivo central agrava la situación.

En el Principado son hoy 21.516 las personas que reciben una ayuda con cargo a la Ley de la Dependencia. La inmensa mayoría opta por lo que el texto legal consideraba 'excepcional', la paga al cuidador familiar. Son 8.153 los asturianos que residen en sus casas al cuidado de un pariente que, desde abril pasado, ha mejorado sus condiciones, ya que el Estado ha vuelto a asumir su cotización en la Seguridad Social.

Los casos leves crecen

El resto de los beneficiarios se reparten entre el servicio de ayuda a domicilio (4.086), utilizar centros de día (2.352) o utilizar una plaza geriátrica (3.336). Un volumen de beneficiarios oficiales, 25.258, que supera con mucho a la cifra real. Porque, como señala el Observatorio de la Dependencia, en esta ley se ha generado un 'limbo' de personas que tienen derecho a una ayuda, ya han sido valorados y cuentan con el certificado correspondiente, pero siguen a la espera de que llegue la prestación. En Asturias, son 3.342 los dependientes en el limbo, por lo que la cifra real de beneficiarios en la región se queda en 21.516.

Unos datos correspondientes al 31 de julio y facilitados por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) que reflejan la caída libre en que se encuentra la aplicación de la ley en la región. En un año, entre julio de 2018 y el pasado, el listado de beneficiarios ha restado 360 casos. Por si fuera poco, el grupo de grandes dependientes, los que tienen una valoración de grado III de dependencia, son ya minoritarios en el reparto de ayudas. Frente a los 6.630 asturianos que tienen una ayuda como dependientes de grado III hay 10.106 que la reciben como dependientes de grado I. De hecho, ya son más las personas que concluyen el proceso sin lograr ningún grado de dependencia, 8.076. En el Principado, la mitad de las solicitudes quedan sin ayuda.