Adif asegura que la red de cercanías «es segura, aunque no fiable y nos preocupa»

Adif asegura que la red de cercanías «es segura, aunque no fiable y nos preocupa»

Su presidenta asume que Feve «no es competitiva para largo recorrido» y encarga un estudio para garantizar la movilidad en la cornisa

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

«La situación de las cercanías nos preocupa enormemente, es la prioridad inmediata». Así lo explicita Isabel Pardo de Vera, presidenta de la empresa pública que gestiona la infraestructura ferroviaria, Adif. La ingeniera al frente de esta empresa del Ministerio de Fomento matiza que no quiere «generar alarma. La red es segura, pero no fiable; solo hay que ver el número de incidencias que registra».

Durante una entrevista con EL COMERCIO, Pardo de Vera puso la lupa sobre el uno de los factores que explican el deterioro de la red. Adif y Fomento formalizaron un contrato programa para el periodo 2006-2010, que se prorrogó un año más, y gracias al cual la sociedad podía planificar sus inversiones en mantenimiento. «Las aportaciones estatales a partir de ahí fueron más reducidas y eso impactó en las cercanías», indica.

En los últimos años gana adeptos una crítica que censura los desembolsos hechos en la red de alta velocidad por la escasa atención que han tenido las vías de proximidad. Al respecto Pardo de Vera detalla que la filial encargada de las obras del AVE, Adif Alta Velocidad, tiene una forma jurídica que le permite pedir préstamos para avanzar los tramos. Eso ha provocado que la sociedad acumule más de 15.000 millones de deuda, uno de los pasivos más grandes del sector público tras el 'banco malo' o Sareb, que arrastra 37.875 millones. La presidenta de Adif da por hecho que «llegado el momento» el Estado nacionalizará los créditos contraídos para impulsar el AVE.

La red convencional, sin embargo, está gestionada por Adif, que depende del dinero que le transfiere Fomento para cumplir su labor. El equipo de Pardo de Vera está analizando fórmulas para poder derivar recursos adicionales a esta sociedad, pero a corto plazo la solución pasa por captar más fondos del presupuesto estatal e ir ejecutando el plan de cercanías trazado en la etapa del ministro Íñigo de la Serna. Se trata de un programa «cierto, riguroso, detallado, que hace un diagnóstico» de la situación y prioriza los desembolsos a acometer, explica la directiva.

«Por desgracia, en muchos casos la falta de mantenimiento solo se soluciona con la reposición del activo», agregó. Tal y como desveló este periódico, en el caso de la red de ancho métrico (la asociada a Feve) el plan de cercanías recoge la renovación integral de 212,2 de los 247,8 kilómetros que la componen. Es decir, el 85,6% de las vías están necesitadas de una profunda puesta a punto.

Para que los trenes sigan circulando en los tramos en peor situación se han aplicado limitaciones de velocidad. «Cuando la línea no está en condiciones se ponen esas restricciones hasta que se solucione el problema, pero no puede ser que esa solución temporal pase a tener una duración indefinida, eso evidenciaría la falta de recursos», apunta Pardo de Vera.

Con todo, la presidenta de Adif advierte de que «los recursos no son infinitos y debemos hacer un ejercicio honesto». Como parte del mismo ha encargado un estudio de movilidad para conocer las diferentes opciones de transporte público que tienen los habitantes de la cornisa cantábrica. «Si hay algún tramo con menos demanda, tenemos que ver si es por un mal servicio; si en absoluto es el caso, tendremos que ver si hay alternativas de transporte», indica. A la espera de los resultados, esta lucense tiene claro que, «por ejemplo, el ancho métrico no es competitivo para largo recorrido; su papel es cohesionar la población en términos de cercanías».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos