Asturias no guardará el abanico

Laviana. Varios jóvenes toman el sol sin importar la cercanía de la carretera. / JUAN CARLOS ROMÁN
Laviana. Varios jóvenes toman el sol sin importar la cercanía de la carretera. / JUAN CARLOS ROMÁN

Las terrazas, los parques y las playas se llenaron de acalorados ciudadanos que disfrutaron del adelanto estival, que solo durará hasta el domingo | La región rondó los treinta grados y hoy se prevé que los supere en varios lugares

AIDA COLLADO GIJÓN.

A estas alturas del año, los asturianos aún no están acostumbrados a que el sol brille más de un par de días seguidos. Pero hoy ha vuelto a amanecer despejado y con un cielo azul intenso que desde primera hora invitaba a desempolvar el abanico y lanzarse a los arenales y praos de la región. Eso se une a la alegría inherente a las buenas perspectivas que apuntan a un fin de semana en el que mayo se despedirá por todo lo alto con días de sol y calor, en los que los termómetros de algunas localidades superarán los treinta grados.

Esa fue la cifra que las temperaturas máximas rondaron ayer, según las estaciones de medición de la Agencia Estatal de Meteorología, aunque los termómetros a pie de calle la superaron en no pocos puntos del Principado. Cada uno combatió el calor lo mejor que supo. En Laviana, la juventud se divirtió saltando al río en Puente de Arco. En las cuencas, muchos optaron por tomar el vermú y comer en una terraza, aunque en calles como la de la Vega, en Mieres, el mercurio se alzase hasta los 32 grados centígrados.

En esta información han colaborado
: David Suárez Fuente, Belén García Hidalgo y Alejandro Fuente.

Las playas de Gijón ya lucieron de un modo muy parecido al que lo hacen durante la temporada estival. Igual, en Ribadesella, donde además de disfrutar del arenal los amantes de los deportes acuáticos se lanzaron al agua de Santa Marina. En Oviedo hubo quien se enfundó el bikini para tomar el sol con joyas del prerrománico de fondo y quien recurrió al siempre agradable helado.

Más información

También a las playas del occidente llegaron los primeros bañistas, a pesar de que los servicios de salvamento aún no están activos. En Luarca, aún sin colocar las casetas de baño, los vecinos acudieron al arenal para refrescarse. «Este buen tiempo en mayo alarga el verano», vaticinó Alba Moreno Lanza desde la playa Primera, junto a sus hijos. Mientras, Rubén Gayol daba cuenta de su cucurucho: «Refresca muchísimo».

Playas y zonas verdes de la región se llenaron, principalmente, de asturianos, ya que el turismo está todavía por llegar. En ese ambiente de calma previo al verano, Isabel Novo Peláez disfrutaba de su cigarrillo: «Es una barbaridad que prohiban fumar en las playas. Deberían acotar una zona», proponía, cívica, mientras colocaba su cenicero portátil en la arena.

Para hoy la Aemet espera otro día de escándalo, en el que las temperaturas máximas continuarán ascendiendo y las mínimas experimentarán pocos cambios. El viento no pasará de flojo y el sol brillará sin paliativos en toda la región. Se espera que Oviedo alcancen los treinta grados, como en Langreo, y en Cangas de Narcea se llegue a los 33.

El sábado aún aguantará el buen tiempo y los termómetros no variarán demasiado, aunque las temperaturas mínimas en las grandes ciudades se elevarán hasta rondar los 14 grados. El domingo volverá el gris, pero el agua se mantendrá a raya. Con la nueva semana llegarán los chubascos.