El calor se queda un día más en Asturias con temperaturas récord

Caso. La piscina de Rioseco fue el lugar preferido para aliviar los rigores del calor en las horas centrales del día. / JUAN CARLOS ROMÁN
Caso. La piscina de Rioseco fue el lugar preferido para aliviar los rigores del calor en las horas centrales del día. / JUAN CARLOS ROMÁN

La región registró ayer más temperatura que en Tenerife y Mallorca. La Aemet calcula que hoy caerá hasta 13 grados y la lluvia se instalará mañana

R. MUÑIZGIJÓN.

Conviene no fiarse con el tiempo. Todo lo que ayer se dilataron los termómetros lo empezarán a contraer hoy. Se puede decir así o como lo hace la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su pronóstico, siempre más científico. Sus cálculos describen hoy un «descenso notable de temperaturas máximas en puntos de las zonas suroccidental y central y valles mineros».

Mieres por ejemplo, fue ayer la sartén de la región, con 36 grados alcanzados. Ni en las Baleares ni en Tenerife se sudó tanto. El parte para hoy indica que el mercurio no se dilatará más allá de los 27 grados. Salas marcó la segunda máxima de la región, con 35,9 grados, pero hoy la Aemet previene que no pasará de los 24. En Tineo pasa igual; ayer logró 35,8 grados y hoy su máxima esperada es de 23. De confirmarse el descenso término sería de casi trece grados de una jornada a otra.

En Gijón no se llegó a tanto ayer pero en la ciudad más poblada, la del Molinón, la Escalerona y la Acerona tocó vivir (y disfrutar) del calorón del verano. Los 34,1 grados que registró la base de la Aemet en el Campus es la máxima del verano, y por extensión, de lo que va de año. La estación que en Somió tiene ubicado Meteogijón cosechó 29,8 grados, lo que también supone su máxima del estío.

En la capital la estación situada en El Cristo llegó también a los 34,1 grados, lo que también supone la máxima anotada en el verano. Aunque notable, el valor no entrará en la historia. El máximo del que se tiene noticia se marcó hace tres años, en julio, con 37 grados.

Los rigores del ayer dejan paso hoy a una jornada de transición. Sí, brillará el sol por la mañana pero se darán «intervalos de nubes altas a partir de la tarde aumentando las nubes bajas al final del día», asegura la Aemet. Es el aperitivo a un domingo donde continuará el bajón de temperaturas, más acusado en el suroccidente, con chubascos dispersos que pueden descargar en toda la región pero apuntan con más probabilidad al interior. Las lluvias llegarán así mañana y tienen intención de quedarse. El pronóstico de la Aemet más amplio alcanza hasta el jueves, y anticipa precipitaciones en todos los días. Otros meteorólogos temen que el próximo fin de semana esté también pasado por agua.

Más información