Asturias seguirá agarrada al paraguas el fin de semana

Una mujer pasea por el Muro de San Lorenzo en un día de lluvia. /DAMIÁN ARIENZA
Una mujer pasea por el Muro de San Lorenzo en un día de lluvia. / DAMIÁN ARIENZA

Pese a que la borrasca 'Miguel' se aleja del Principado, solo la mañana del sábado se podrá disfrutar de tiempo apacible. El domingo se esperan tormentas

ELCOMERCIO.ES

No será un fin de semana como el pasado, en el que los termómetros sobrepasaron los 30 grados, pero tampoco bajo la influencia de la borrasca 'Miguel' que en las pasadas horas pasado por Asturias con fuertes vientos y lluvias aunque también una subida de temperaturas. El Principado, que este viernes no obstante ha tenido que abrigarse un poco más que ayer con una máxima en Llanes de 19.4 grados, espera para este sábado una notable mejoría en los cielos aunque no en la sensación térmica.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), anuncia para mañana una jornada de cielos poco nubosos con intervalos de nubes bajas en la Cordillera de madrugada y nubes altas en el resto. No obstante, las nubes irán en aumento a lo largo de la tarde y no se descartan precipitaciones débiles y dispersas a partir de entonces. Las fuertes rachas de viento, eso sí, ya habrán remitido respecto a este viernes y las temperaturas se mantendrán sin cambios.

El domingo la situación empeora ya que se espera un día de cielos nubosos y lluvias que serán débiles en la primera mitad del día y persistentes el resto de la jornada. De hecho, no se descartan que se produzcan tormentas, especialmente en la Cordillera. El comienzo de la semana será similar al cierre, con cielos cubiertos y chubascos.

Secuelas del temporal

La borrasca 'Miguel' se dejó notar hoy en la región, aunque con menor fuerza que el pasado jueves, cuando en el Principado se registraron rachas de viento de hasta 147 kilómetros/hora. Los dos sucesos más destacados tuvieron lugar en el concejo de Piloña afectando a la carretera Nacional 634. El primero en Villamayor, con un árbol que se precipitó sobre uno de los carriles de la vía. Minutos más tarde otro árbol cayó sobre la misma carretera, a punto de alcanzar a uno de los agentes que atendía la primera incidencia. El bloqueo de la calzada generó un atasco importante durante la mañana.

En la misma carretera, en el entorno de Montecoya, tuvo lugar otro corte de circulación, pero en esta ocasión en sentido Santander, que se prolongó por espacio de una hora.

El temporal también se dejó notar en la costa asturiana. La ola más alta se registró en Avilés con una altura de cuatro metros.

Más información