Asturias, el mejor lugar del país para el turismo en 2050 por el cambio climático

Muchas personas aprovecharon el buen tiempo del primer sábado de la primavera para dar un paseo por el Muro de San Lorenzo. / J. PAÑEDA
Muchas personas aprovecharon el buen tiempo del primer sábado de la primavera para dar un paseo por el Muro de San Lorenzo. / J. PAÑEDA

Un estudio augura que el Mediterráneo tendrá problemas de agua y cifra en un 14% el descenso de visitantes extranjeros

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Los científicos calculan que a finales del siglo XXI la temperatura media en la Tierra habrá subido entre 1,5 y 2 grados centígrados, debido al cambio climático. Ello traerá importantes consecuencias, como el incremento de fenómenos meteorológicos extremos y un descenso gradual de las lluvias. La revista 'Dictamen actual en sostenibilidad ambiental' ha publicado el trabajo 'Impactos potenciales del cambio climático en el turismo: Un caso de estudio para España', que refleja que entre los años 2051 y 2080 Asturias y el norte de Galicia tendrán la mejor situación para acoger al turismo extranjero en verano, mientras que el resto del país solo obtiene la calificación de 'aceptable'.

El trabajo asegura que la costa atlántica europea, incluido el Mar Báltico, ofrecerá las mejores condiciones del continente para el turismo, mientras que toda la vertiente mediterránea y el sur de Europa sufrirán severos problemas.

Más información

La principal temporada para el turismo es el verano y el trabajo firmado por Lars Hein, Marc J. Metzger y Álvaro Moreno explica que la región mediterránea pasará de unas condiciones muy buenas o excelentes a simplemente aceptables. Eso causará un efecto muy negativo en el país, pues advierten de que, según las previsiones realizadas por el cambio climático, «el número total de turistas que visitarán España descenderá un 14% en 2060 comparado con 2004». También lo achacan a cambios demográficos.

El trabajo advierte de que el motivo de ese descenso de visitantes se debe a que «el clima del noroeste de Europa será mucho más favorable para el turismo y esos destinos serán mejores que los españoles porque mejorarán sus condiciones meteorológicas comparadas con las actuales».

Los análisis realizados por Moreno indican que la mayor densidad de visitantes tiene correlación con temperaturas por encima de los 25 grados y que la ideal para el turista que busca sol y playa es 26,8 grados.

Estos especialistas hacen especial hincapié en un trasvase de visitantes del área mediterránea a la costa cantábrica. Y es que, precisamente, la disponibilidad de agua es otro punto a favor de Asturias frente a destinos punteros actuales como Mallorca, donde el trabajo explica que «es cuestionable» que la isla pueda cubrir la demanda de agua ante la presión turística.

Por eso, el documento señala que España debe adoptar estrategias para desestacionalizar su turismo y potenciar el sector en el noroeste del país, «que mantendrá un clima favorable para el turismo en los próximos cincuenta años», analizando su actual vulnerabilidad e identificando las claves para ofrecer actividades turísticas específicas.

Efectos económicos

Estos expertos concluyen que «está claro que el cambio climático tendrá mayores implicaciones económicas sobre el sector turístico y que España será particularmente afectada con una potencial reducción del 14% de los turistas en los próximos 50 años».

Y son precisamente los principales mercados turísticos españoles, los del Reino Unido y Alemania, los que más descenderán en sus visitas al país. ¿El motivo? El principal es que las condiciones meteorológicas mejorarán notablemente en dichos países, llegando a consolidarse, incluso, como uno de los destinos preferidos dentro de Europa. Es decir, la previsión no es solo que no vendrán ingleses y alemanes a España, sino que muchos españoles elegirán esos países para sus vacaciones de verano. Únicamente en primavera parece que, como destino turístico, España se puede imponer al resto del continente, pero siempre teniendo en cuenta que no es la temporada más importante para el sector. En Asturias, las condiciones se mantienen favorables para la recepción de visitantes extranjeros, con la excepción de los meses de invierno.