Asturias reclama a la ministra más financiación para la escuela rural y la etapa de 0 a 3 años

Asturias reclama a la ministra más financiación para la escuela rural y la etapa de 0 a 3 años
Un momento de la Conferencia Sectorial de Educación, donde la ministra expuso a los consejeros el anteproyecto de ley educativa.

Isabel Celaá recoge sus propuestas en el anteproyecto de ley para derogar la LOMCE, que el PP califica de «chapuza cósmica y vuelta atrás»

ELENA RODRÍGUEZ OVIEDO.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, celebró ayer con los consejeros de las respectivas comunidades la segunda conferencia sectorial desde que el PSOE accedió al Gobierno. Y lo hizo para detallar el anteproyecto de la nueva ley de Educación, con la que quiere derogar la LOMCE y «modernizar» el sistema educativo, que afectará a más de ocho millones de estudiantes no universitarios y 700.000 docentes. En dicho encuentro -que se prolongó durante más de cuatro horas- , el titular asturiano, Genaro Alonso, hizo dos propuestas que ya había trasladado a los docentes en el inicio del curso.

La primera es que el Gobierno central tenga en cuenta la singularidad de cada autonomía que, en el caso del Principado, se caracteriza por «una situación demográfica en declive y con una gran dispersión de la población. La escuela rural -subrayó Alonso- tiene una impronta grande y eso tiene que traducirse en una mejor financiación y mayor apoyo económico». La otra hace referencia al ciclo de 0 a 3 años. «En este aspecto, lo mismo. Resulta ineludible que el Gobierno de España se comprometa, de una vez por todas, con esta etapa educativo-asistencial, cuya extensión y crecimiento parecen imparables y nos parece bien».

Al Congreso en febrero

Por eso, el consejero le pidió a Isabel Celaá que ambas cuestiones tengan cabida en el anteproyecto de ley orgánica y la ministra, según Genaro Alonso, se comprometió a incluirlas en la norma, que ahora mismo se encuentra en periodo de consultas y que esta misma semana ha pasado también por el Consejo Escolar del Estado. No obstante, en breve, Alonso tendrá posibilidad de tratarlo con más precisión con la ministra, ya que le ha solicitado una entrevista personal que podría tener lugar la próxima semana «si las agendas nos coinciden». La idea es que el anteproyecto para reformar la Ley Orgánica Educativa (LOE) -que incorporará las propuestas de las distintas regiones, así como 71 de las 121 enmiendas aprobadas el martes por el Pleno del Consejo Escolar- llegue al Congreso en el mes de febrero.

A diferencia de los representantes de las comunidades gobernadas por el PP, que calificaron el anteproyecto de «precipitado y de vuelta al pasado», Alonso defendió «el trabajo realizado durante los dos últimos años en el marco por el Pacto e Estado Social y Político por la Educación» y cómo «la nueva ley mira hacia el futuro, hacia la agenda de la Unesco 2020-2030, basada en competencias y en un currículo más abierto y flexible». Manifestó abiertamente su «optimismo porque por fin se pone fin a la LOMCE, que tenía aspectos muy perversos y negativos, que incluso los responsables del PP abominaron, como las reválidas».

Cabe recordar que la reforma elimina éstas (las reválidas), que podrán ser sustituidas por evaluaciones de diagnóstico muestrales, que la Religión dejará de ser puntuable y tampoco tendrá una materia alternativa y el Bachillerato será más flexible y se podrá superarse con un suspenso. El Gobierno se reserva el derecho de elaborar el 55% de los contenidos básicos del currículo en las comunidades con lengua cooficial y el 65% en las que no la tengan. Asimismo, se elimina la referencia a «la demanda social» para acceder a la educación privada subvencionada y se priorizarán los conciertos con los centros que se rijan por el principio de coeducación», sin diferenciar por sexos.

Todos los consejeros hicieron una valoración positiva del borrador, salvo los cinco del PP (Galicia, Castilla y León, La Rioja, Madrid y Murcia), quienes los descalificaron por completo y presentarán una enmienda a la totalidad con su propia ley alternativa. Solo una reforma «ideológica» del gusto de los independentistas, que rebaja la exigencia y limita la capacidad de elección de los padres: «Una chapuza cósmica». Las cuatro autonomías vinculadas a las formaciones nacionalistas (País Vasco, Navarra, Cataluña y Canarias) dejaron la puerta abierta a negociar su apoyo siempre que se respeten sus propuestas. El 'no' rotundo del PP sumado a la negativa de Ciudadanos por falta de consenso, condena a Celáa a conseguir el apoyo de, al menos, la misma mayoría que permitió el desalojo de Rajoy de la Moncloa (Podemos, PNV, PDeCAT) si quiere lograr los 176 escaños que necesita para aprobar una ley orgánica, como es el caso.

Más