Asturias está entre las regiones de la UE con más autovías tras la conclusión de la A-8

Los presidentes Javier Fernández y Mariano Rajoy, en la inauguración del último tramo de la A-8, en diciembre de 2014. / N. A.
Los presidentes Javier Fernández y Mariano Rajoy, en la inauguración del último tramo de la A-8, en diciembre de 2014. / N. A.

Un informe del BBVA estima que la red viaria es la segunda más moderna del país, pero la ferroviaria es la cuarta más obsoleta

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

¿Sobran carreteras en Asturias? Los autores del plan de movilidad 2018-2030 que el Principado está tramitando así lo apuntan. Creen que «la principal disfunción» del mapa viario logrado en las últimas décadas es que «divide el territorio, especialmente la densa red estructurante o principal, formada por vías en muchos casos de calzadas separadas». A ello suma «la duplicidad de muchas de las vías» lo que provoca que «haya una oferta excesiva» para los vehículos. Los técnicos aseguran que, según sus cálculos, «en hora punta el nivel de servicio es fluido o muy fluido» en el área central. «Únicamente se detecta algún momento puntual de congestión en las entradas de las principales ciudades», conceden.

Bajo ese diagnóstico, el plan insta a invertir en carriles-bici, reservar espacio para el autobús, recortar frecuencias de cercanías en los apeaderos con menos uso y potenciarlos en los de mayor demanda. Respecto al anterior Plan de Infraestructuras 2015-2030 hace una revisión a la baja. Solo asume ampliar la 'Y' con un tercer carril si se reserva exclusivamente al autobús, la conexión de esta vía con la AS-II en el alto de Robledo, otro carril-bus de entrada al HUCA y el desdoblamiento de la ronda oeste de Avilés. El resto «no se debería realizar a corto plazo, ya que iría en contra de los objetivos de sostenibilidad que se pretende conseguir», afirma.

El consejo atañe a una lista de objetivos considerados hasta ahora necesarios, como los accesos a la ZALIA, a El Musel o al HUCA y la duplicación del corredor del Nalón entre Sama y Sotrondio. La reflexión también aparca otros de más compleja factura, como el eje Soto del Barco-Pravia, o la prolongación de la A-63 hacia Canero por el norte y hasta Cangas del Narcea en el suroccidente.

Las actuaciones citadas eran imprescindibles en el anterior Plan de Infraestructuras 2015-2030. Aquel trabajo reconocía que el 94,8% de la red de titularidad autonómica tenía niveles de servicio aceptables y que en la situación actual los atascos se centraban en tramos que suman 20,91 kilómetros. Con todo, hacía una previsión a futuro con más coches sobre el asfalto; lo cual, unido al objetivo de mejorar el acceso de las alas, avalaba la lista de obras citadas.

Hay números que sugieren que la región ha dado ya un salto adelante en la cuestión. Entre 2005 y 2016 por ejemplo Asturias ganó 150 kilómetros de autovías especialmente por la prolongación de la del Cantábrico (A-8), esfuerzo al que cabe sumar la AS-II y los nuevos tramos de la autovía del suroccidente (A-63). Esas cifras motivan que la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) situase al Principado entre las regiones comunitarias que más vías de alta capacidad construyeron en esos once años. Concretamente es la vigesimocuarta en un listado con 167 regiones comunitarias. La clasificación está copada por autonomías españolas, tal es el esfuerzo modernizador que ha vivido el país incluso en los años de crisis.

Concentración de asfalto

La consecuencia de esa inversión es que hoy Asturias presenta una de las mayores concentraciones de asfalto. Eurostat cuenta 43 kilómetros de autovías por cada 1.000 kilómetros cuadrados, lo que sitúa al Principado en el puesto 38 en una lista más amplia, de 184 regiones de la UE.

El avance cosechado en las carreteras contrasta con la situación de las cercanías ferroviarias, como expone un reciente informe de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. El trabajo analiza la evolución del stock de capital en infraestructuras, esto es, el valor contable de las obras. Concluye que en España los recortes en conservación están depreciando las redes. El 27,35% del mapa de carreteras nacional presenta más de 20 años de antigüedad, calculan; Asturias es la comunidad con la segunda red más joven, con solo el 22,48% de la infraestructura en ese rango. Lo contrario ocurre al analizar el tren. Aquí el 24,17% de la red ferroviaria llevaría más de 20 años sin modernizarse, la cuarta peor proporción del país.

La diferencia amenaza con ampliarse. El Ministerio de Fomento licitará en las próximas semanas las obras para ampliar la 'Y' con un tercer carril en el tramo Oviedo-Lugones, avanza la A-63 y los accesos a El Musel, mientras el Principado tiene en marcha los accesos a la ZALIA, al HUCA y al polígono del PEPA. La mayoría de las mejoras en la red de cercanías, en cambio, siguen en fase de estudio y análisis.