Atascos en La Guía al confluir la salida del examen con el Rastro

Atascos en La Guía al confluir la salida del examen con el Rastro

Los alojamientos de la ciudad no notaron la macrooposición que sí llenó todo el día los locales de hostelería de los bajos de El Molinón

Chelo Tuya
CHELO TUYAGijón

Circular por el entorno de El Molinón fue complicado este domingo. Sobre todo, a partir de las 13 horas, cuando finalizó el examen matinal de la macrooposición convocada por el Servicio de Salud del Principado (Sespa) para ocupar 399 plazas fijas de celador. Aunque solo se presentaron el 60% de los 26.023 inscritos y se habilitaron autobuses lanzadera para fomentar el transporte público, lo cierto es que el volumen de asistentes generó problemas en el tráfico.

Sobre todo porque la salida de los examinados matinales coincidió con el Rastro, lo que convirtió la rotonda de La Guía en una vía de tráfico lento. Solo durante unos minutos, ya que los refuerzos de la Policía Local dieron agilidad al paso de los vehículos, sobre todo para evitar que la vía de acceso rápido al Hospital de Cabueñes quedara colapsada por la salida de opositores. Pese a la gran afluencia de vehículos, no hay constancia de que se produjera ningún incidente.

Más fácil fue circular por la rotonda de Viesques, ya que el volumen de examinados matinales en la EPI fue muy inferior al previsto. Por ejemplo, en el edificio polivalente, la antigua escuela de Ingenieros Superiores, se esperaban 400 opositores y solo llegaron 200.

De hecho, pese a que la explanada junto a la Escuela de Marina Civil aparecía abarrotada de turismos estacionados, lo cierto es que los aparcamientos de la EPI, tanto los ubicados en el entorno del edificio polivalente como los más cercanos a los aularios, estaban prácticamente vacíos.

Sin repercusión turística

Tampoco se notó la macrooposición en el sector turístico gijonés. El partido del Sporting contra el Almería generó más estancias en la ciudad que la esperada llegada de casi 3.000 opositores de otras comunidades. Al final, el hecho de que también hubiera concurso oposición en diferentes partes del país hizo que la llegada de opositores externos mermara.

«No hemos notado nada este examen», apuntó Beatriz Cimadevilla. La propietaria del Hotel San Miguel coincide en la apreciación con la del Hotel La Polar. «Hemos trabajado muy bien este fin de semana, con muchas reservas, pero ninguna vinculada a la macrooposición», explicó Adela Vincelle.

Una ausencia de opositores que también se notó en los apartamentos y el camping. En opinión de Cristina Cueto, de Apartamentos Capua, «este fin de semana, precisamente, no ha sido de gran ocupación, comparado con el anterior y con lo que esperamos para el próximo». El gerente del mayor camping de la región, el municipal de Deva, tampoco registró opositores entre su clientela. «Tuvimos ocupación en los bungalós, pero no sabemos si relacionada con el examen», aclaró Tony Amieva.

En cuanto al sector hostelero, solo los de La Guía y los bajos de El Molinón, notaron el aumento de clientela. «Hemos trabajado muy bien», apuntó Bernardo Alonso, gerente de La Cañada Real. El resto, «nada y, además, nos perjudicó el carnaval de Oviedo», lamentó Javier Martínez, vicepresidente de Otea.