La ministra de Sanidad aboga por «mejorar» la Atención Temprana

María Luisa Carcedo, junto al presidente de Aragón en el Hospital Materno Infantil de Zaragoza. / EFE
María Luisa Carcedo, junto al presidente de Aragón en el Hospital Materno Infantil de Zaragoza. / EFE

Admite la importancia de un «diagnóstico muy precoz» y la necesidad de que Servicios Sociales y Educación se coordinen

O. ESTEBAN / AGENCIAS GIJÓN / ZARAGOZA.

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, aboga por «reforzar» la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud en el área de Atención Temprana, que atiende a menores de 0 a 6 años con trastornos en su desarrollo o con riesgo de padecerlos. Según indicó, el Gobierno central deberá afrontar «algún tipo de mejora» en este ámbito. Las declaraciones de la ministra llegan en un momento en el que el propio Principado de Asturias ha reconocido las dificultades para atender la demanda de menores que requieren de diferentes terapias, desde psicólogo a logopeda, pasando por fisioterapia, entre otras, debido a la falta de personal en las unidades públicas, lo que provoca listas de espera de meses. En el caso de Asturias, la Atención Temprana cubre la etapa de 0 a 3 años, ya que a partir de la escolarización la atención a los niños con necesidades especiales corre a cargo de Educación. Hay ocho unidades generalistas en toda la región, de las que solo dos, en Gijón y Oviedo, son públicas. El resto son concertadas.

Mientras en Asturias se discute sobre si la atención a los niños con problemas de desarrollo es la correcta, Carcedo aseguró que la atención temprana «es objeto de preocupación en el ministerio porque somos responsables» de dos de las políticas que hay que coordinar para una «correcta» estimulación precoz a los niños que la necesitan, el ámbito sanitario y el social, explicó durante una visita al Hospital Materno Infantil de Zaragoza. Precisamente, el sindicato Comisiones Obreras, tras un detallado informe sobre la situación en Asturias, reclamó un protocolo de coordinación entre todos los ámbitos. En este sentido, la directora general de Servicios Sociales de Proximidad, Lina Menéndez, aseguró que dicha coordinación se llevará a cabo en el marco del nuevo plan sociosanitario de la región, en un grupo de trabajo. En cualquier caso, la ministra admitió que hay que «reforzar» la coordinación entre los servicios sociales y el sistema educativo «para que haya un diagnóstico muy precoz», ya que lo que no se hace en los primeros años de vida no se puede recuperar y por eso el futuro de estos niños depende de que se dé una adecuada atención temprana.

Es esa una idea en la que insisten todos los profesionales y las familias que han denunciado las demoras en la atención: que el tiempo perdido puede suponer una pérdida de calidad de vida. Porque «hablamos de bebés que, según el tratamiento que les des, tendrán una vida u otra», lamentaba ayer la presidenta de Adansi, Carmen de la Rosa. De ahí la preocupación en algunos sectores por esas esperas, mientras desde el Principado defienden que los niños «no están desatendidos», ya que consideran que las escuelas de 0 a 3 años también hacen una «labor de estimulación» y que los profesionales de la Sanidad participan también en el proceso.

Aumenta la demanda

Pese a la situación asturiana, donde la demanda ha aumentado un 30% y el número de niños atendidos un 22%, la ministra puso a Asturias como ejemplo por haber puesto en marcha actuaciones en el ámbito de la Atención Temprana, como Cantabria, mencionó, y Aragón, «un buen ejemplo en el que nos debemos fijar».

Las unidades asturianas visitaron en 2017 un total de 1.779 niños y niñas de 0 a 3 años. A Carcedo, eso sí, los retrasos no le gustan: «Es una tarea urgente, los niños se lo merecen y no podemos someterlos a periodos sin estimularles porque su futuro depende de eso».