Barbón anima a «aplaudir a lo mejor de Asturias» en una gala con profundo acento femenino

Adrián Barbón, con los galardonados. / Alex Piña

Soledad Saavedra recogió la Medalla de Oro entregada a título póstumo a Vicente Álvarez Areces

Iván Villar
IVÁN VILLAROviedo

El auditorio Príncipe Felipe de Oviedo acogió esta tarde la entrega de las Medallas de Asturias, con las que este año han sido reconocidos en la categoría de Oro el expresidente del Principado, Vicente Álvarez Areces (a título póstumo) y la Brigada Central de Salvamento Minero y la de plata la Red de Casas de Acogida, la escultora María Jesús Rodríguez y la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Rosa Menéndez. «Son personas que representan lo mejor de Asturias. El político que se entregó a una pasión de libertad e igualdad, el equipo minero que se juega la vida para salvar a los demás, la química que se sitúa a la vanguardia de la investigación, la escultora que nos atrapa con su obra y la red de casas creada para acoger a quienes sufren la violencia machista», destacó en su intervención el presidente del Principado, Adrián Barbón, quien destacó «lo poco dada que es la sociedad asturiana a celebrar a los suyos» e hizo un llamamiento «a aunarnos en el orgullo de aplaudir a lo mejor de Asturias».

Fue un acto en el que tuvieron especial protagonismo las mujeres, pues las tres medallas de plata fueron para ellas. «Si en Asturias queremos mantener izada la bandera de la igualdad y continuar en la vanguardia de españa en ese objetivo, es bueno aprovechar todas las coasiones para hacerlo. Incluso en este acto de tan marcado carácter institucional hay que recordar que los derechos no se conquistan para siempre y que es necesario mantenerse en alerta para defenderlos», remarcó Barbón. Añadió que «el Gobierno de Asturias no consentirá ni un solo paso atrás en la meta de la igualdad y en el rechazo de las agresiones machistas». Y tras agradecer la labor que desarrolla la red de casas de acogida con las mujeres víctimas de violencia de género lanzó un claro mensaje: «ni una más».

Uno de los momentos más emotivos fue la intervención de Soledad Saavedra, viuda de Vicente Álvarez Areces, quien señaló durante su discurso que el expresidente del Principado, fallecido hace siete meses y medio, «no podría sentirse hoy más orgulloso de compartir esta medalla con quienes lo hace», en referencia a al resto de galardonados. Agradecida por el reconocimiento, destacó que Areces «siempre quiso lo mejor para Asturias y dedicó toda su vida a ese objetivo». Añadió que su legado «está en muchos lugares de Asturias y sobre todo está en el corazón de tantos asturianos y asturianas, que a lo largo de toda su vida, le eligieron en la confianza de que podía liderar el progreso de su tierra y mejorar sus vidas».

Entre las novedades de la gala de entrega, a la que asistieron en torno a 1.500 invitados que abarrotaron el salón principal del Palacio de Congresos, estuvo el uso del asturiano por parte de sus presentadores, Sonia Fidalgo y Pedro Laguna, que en sus diferentes intervenciones alternaron casi al 50% este idioma con el castellano. También sobre el escenario se pudo ir leyendo de forma indistinta el lema 'Medallas de Asturias' y 'Medayes d'Asturies'. La parte musical de la gala la pusieron Héctor Braga y la banda de gaitas Llariegu de Sariego, que interpretaron al inicio 'Carretera de Avilés' y 'Chalaneru' y al cierre, como es tradición, el himno de Asturias.

Más información