https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-carnaval-desktop.jpg

Un Antroxu de otra galaxia en Llanes

Los brillantes alienígenas de la comisión de festejos de Posada la Vieja conquistaron las calles de Llanes con sus luces y coreografías. / FOTOS: NEL ACEBAL
Los brillantes alienígenas de la comisión de festejos de Posada la Vieja conquistaron las calles de Llanes con sus luces y coreografías. / FOTOS: NEL ACEBAL

Los extraterrestres, las naves espaciales y los astronautas toman las calles llaniscas | Los vecinos de Lledías se hicieron con el primer premio especial con la ópera 'Turandot' y Posada la Vieja quedó segunda con sus seres galácticos

L. RAMOS

La fama del Antroxu llanisco ya no solo traspasa fronteras terrestres, también llega a otras galaxias. Entre vibrantes luces, naves espaciales y trajes metalizados, decenas de alienígenas de diversos planetas y especies aterrizaban ayer por la tarde en la villa para participar en un colorido desfile que hizo las delicias de grandes y pequeños gracias a los más de medio millar de participantes y la animada música de las fanfarrias. No faltaron los visitantes de otros países y continentes, así como los homenajes al trotamundos más conocido: Willy Fog.

La agradable temperatura animaba a salir a la calle, y así lo hicieron los cientos de personas que, diseminadas por el centro de la capital llanisca, disfrutaron del desfile. Abría la comitiva la Fanfarria El Felechu, con sus músicos ataviados de Charlot. Le seguían más de una docena de parejas infantiles entre las que había dos pequeños erizos, astronautas, un par de Willy Fogs con globo aerostático y banda sonora incluidos, unos buzos, robots, indios e incluso una simpática lavadora acompañada por el pertinente cubo de la ropa sucia. Dos jóvenes soldados de plástico verde se ganaron los aplausos del público gracias a su originalidad y a más de uno se le cayó la baba al paso de dos de los benjamines del desfile, una Olivia Newton John y un John Travolta en miniatura a bordo de su brillante bólido.

Seguían los grupos infantiles, encabezados por un original ejército de esqueletos bailongos tras los que llegaron unas bellas hadas del bosque con ropajes minuciosamente elaborados. Hubo también mimos, ratoncitos escapando de las gatas, animadoras e incluso una tropa de pequeños gondoleros que trajeron hasta Llanes la esencia de Venecia. No faltaron los vecinos de la cercana localidad de Cue, quienes celebraron su particular Día de los Muertos con marcha y humor.

Tras la animada Fanfarria Pepe el Chelo llegaron cinco nuevas parejas, esta vez de adultos, con una imponente reina de naipes a la cabeza, seguida dos gondoleros más, unas poderosas chamanes y dos venecianos con elaborados trajes a base de papel de periódico. Llamó mucho la atención de los asistentes un anciano escultor que, a la vez que desfilaba, tallaba con gran perfección el busto del temido personaje de terror Nosferatu.

La segunda tanda de grupos la iniciaban varios personajes de Disney, si bien fue la carroza-plató de televisión elaborada por los vecinos de Niembro la que atrajo todas las miradas. Y es que, ante los ojos del asombrado público volvió a cobrar vida el clásico programa 'La bola de cristal', con sus electroduendes y sus actuaciones de Alaska, Mecano y demás grupos de la época incluidos. Entre superhéroes, personajes de la Guerra de las Galaxias, elfos y hadas el espacio exterior volvió a tomar protagonismo de la mano de un grupo de amigos de Llanes que, con sistema solar, marcianos, astronautas e incluso un cohete, puso en marcha la Expedición Cagalín II.

Desde la gijonesa parroquia de Serín llegó el grupo más numeroso, con cerca de un centenar de personas de todas las edades y una imponente carroza en honor a Willy Fog y todos los continentes que éste visitó durante su vuelta al mundo. Hubo hueco también para payasos y muñecas diabólicos.

Finalmente, llegó el turno de las asociaciones vecinales y comisiones de festejos. Desde Lledías, El Güertín hizo enmudecer a todos los presentes con un magistral homenaje a la ópera 'Turandot' de Puccini que les valió el primer premio especial. Con delicados y brillantes atuendos coronados por imponentes tocados, los antroxados emularon a la perfección el ambiente asiático de la obra.

Los miembros de la comisión de las fiestas de San José, de Posada la Vieja, no se quedaron atrás y revolucionaron las calles de la villa con su invasión de galácticos. En medio de luces, una misteriosa neblina, tocados y trajes imposibles y elaboradas coreografías, decenas de alienígenas lograron meterse en el bolsillo al público, incapaz de apartar la vista de ellos.

Fueron precisamente los extraterrestres quienes más gustaron a las pequeñas Llara Díaz Martínez y Andrea Sañudo Sánchez, de seis años, mientras que la hermana pequeña de esta última, Ania, lamentaba no haber podido acompañarles en el desfile. Ataviadas de policía y ladrona, Clara Galán, de ocho años, y María González, de nueve, alababan lo «originales y divertidos» que fueron todos los disfraces.