https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-carnaval-desktop.jpg

El antroxín infantil más rockero

Los niños bailaron y participaron en el pintacaras. /  MARIETA
Los niños bailaron y participaron en el pintacaras. / MARIETA

Decenas de familias disfrutan juntas de la fiesta en la plaza de España y del pase del musical 'La Cenicienta' en la Casa de Cultura

SHEYLA GONZÁLEZ

La plaza de España se convirtió ayer en una pista de baile infantil. Durante la mañana se celebró el antroxín para los niños aunque disfrutaron de él también los padres. La temática musical del carnaval dio mucho juego y animó a todos los presentes.

Decenas de niños, acompañados de sus familias, acudieron a la cita disfrazados de sus personajes preferidos. El Parche se llenó de superhéroes, de personajes de cuentos o de videojuegos, aunque muchos acabaron reconvertidos en rockeros gracias al pintacaras organizado dentro de la fiesta. Las canciones infantiles se entremezclaron con éxitos actuales para hacer bailar a los más pequeños acompañados de los adultos, que se rieron mucho con canciones como 'Chuchuwa' o 'Soy una taza'.

Cada coreografía se entremezcló con juegos varios que hicieron a los niños despertar su psicomotricidad entre saltos, carreras o paseos a la pata coja. Los hubo que no se animaron a entrar a la pista, pero sí a alentar a los que estaban en ella para realizar los retos que proponían las animadoras. El antroxín infantil se ha convertido en una de las actividades más consolidadas del programa, algo que agradecen las familias. «Está bien que hagan cosas para ellos, que como encima no tienen cole quieren divertirse», decía Marta Suárez, madre de un pequeño de tres años. Igual que ella Pedro Rodríguez, con sus dos niñas, «están encantadas y disfrutándolo a tope. El carnaval es una fiesta para ellos que aún son jóvenes».

Por la tarde, la diversión no aminoró, la Casa de Cultura acogió la representación de 'La Cenicienta. Musical con ritmo de los 50'. Una producción que atrajo también a numerosas familias que disfrutaron de una visión distinta de uno de los clásicos de la literatura infantil.