https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-carnaval-desktop.jpg

Llaranes enciende el Antroxu de Avilés

Dos componentes de la Cofradía de la Sardina Arenque abrían la marcha, que recorrió el centro de Llaranes . / PATRICIA BREGÓN
Dos componentes de la Cofradía de la Sardina Arenque abrían la marcha, que recorrió el centro de Llaranes . / PATRICIA BREGÓN

El desfile por el barrio y la entrega de medallas Sardina Arenque abren la fiesta

J. F. G. AVILÉS.

«¡Qué el tiempo acompañe y si no acompaña, pues abrigaos y ya está. Hay que disfrazarse y salir a la calle a disfrutar del Carnaval». David García, portavoz de la Liga de Liga de la Justicia, príncipes del Goxu y de la Faba, animó con estas palabras al escaso público que ayer disfrutó en la plaza Mayor de Llaranes del acto de apertura del antroxu, del poco concurrido desfile de mazcaritos, moxigangues y fanfarries que previamente había recorrido las calles del barrio y de las generosas raciones de callos con garbanzos que un año más cocinaron y sirvieron la Amas de Casa. Se echó en falta el tradicional discurso de la tercera escama a cargo del sardino mayor de la Cofradía de la Sardina Arenque, Ángel García, y sobre todo un poco más de chispa y de participación.

La nota de color la pusieron el sardino mayor emérito, José Ángel del Río, que no iba de africano, como cabría esperar, sino de colegiala «castigada por no hacer los deberes», los componentes de las cofradías de la Sardina Arenque Natural y del Santo Entierro de la Sardina y un reducido grupo de vecinos del barrio cuyo disfraz sí encajaba perfectamente con el espíritu de Antroxu 2018, consagrado al vecino continente africano. También 'Quini', una mansa yegua de treinta años que tiró de la carretera que trasladó a las altas jerarquías de la Liga de la Justicia, un grupo de jóvenes disfrazados de exploradores que después de participar muchos años en el Descenso de Galiana y en otras actividades del Antroxu decidieron que era el momento de lucir la corona, y a la propia sardina, que quedaría colgada del balcón de la plaza Mayor.

Como también manda la tradición el desfile comenzó con media hora de retraso. Los miembros de la cofradías de la Sardina Arenque y del Santo Entierro, de la fanfarria El Felechu y de la charanga Menudos Notas y demás integrantes de la variopinta e informal comitiva calentaron cuerpo y espíritu en un cercano bar antes de salir a la calle Martinete, el punto de partida.

Se echó en falta el discurso de la tercera escama y la sardina ya cuelga del balcón

Una vez en marcha no tocaron el freno. Apenas diez minutos después llegaban a la plaza Mayor de Llaranes, donde esperaba la concejala de Festejos, Ana Hevia, y unas pocas docenas de curiosos e incondicionales del antroxu.

A partir de ahí sucedió en un abrir y cerrar de ojos. Sin más preámbulos componentes de la Cofradía de la Sardina Arenque procedieron a entregar las medallas Sardina Arenque Natural, que cada año distinguen a aquellos que con ardor e inquebrantable fidelidad se entregan al Antroxu. La primera recayó en Manuel Ángel González Blanco, el cocinero a cuyo saber se debe el éxito de la 'pitanza' que el martes previo al jueves de comadres se sirve en los soportales de la plaza de España.

La segunda fue para José Luis Ondina, de Molleda, poseedor de una envidiable colección de objetos etnográficos y propietario de la pareja de bueyes que durante muchos años tiró de la carreta que porta a los reyes del Goxu y de la Faba y a la sardina, finalmente sustituida por una yegua, 'Quini', por motivos presupuestarios. La tercera y última fue para la Liga de La Justicia, que tuvo un recuerdo para el gran ausente de la jornada de ayer, Lucas, el 'Charlotte' de la fanfarria El Felechu. «Que se mejore y vuelva cuanto antes. Y ahora, a comer los callos».

Después, fuegos artificiales y verbena, a la espera del la fiesta infantil programado para las once de la mañana del sábado en la plaza Mayor. También sigue en marcha el Concurso de Tapas, con patata como hilo conductor.

Más Antroxu

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos