https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-carnaval-desktop.jpg

Carnaval en Avilés: El panorama político triunfa en las murgas

La orquestina La Pecera, ganadora del concurso celebrado en la plaza de Carlos Lobo, durante su actuación. / MARIETA
La orquestina La Pecera, ganadora del concurso celebrado en la plaza de Carlos Lobo, durante su actuación. / MARIETA

La Pecera gana un concurso que solo convoca a otras dos formaciones, Les Viudines y La Hermandad

C. R. AVILÉS.

La orquestina La Pecera ganó ayer el concurso de murgas, charangas y fanfarrias con unas letras que, fiel a su espíritu, criticaron el panorama político, con el dardo este año encima de Pedro Sánchez y los nuevos actores de la convulsa escena nacional, con especial mención para Santiago Abascal y Pablo Casado. Un escenario que también sirvió de inspiración a las otras dos formaciones a concurso, Les Viudines y La Hermandad. Este año, la murga femenina y feminista se llevó el segundo premio y La Hermandad, el tercero.

Eran cuatro premios para tres participantes en un concurso que consigue salir adelante año tras año a pesar de la escasa presencia de grupos sobre el escenario. En la plaza ya fue otra cosa. Ayer comenzó con tibieza, pero la música consiguió atraer a un público que se quedó hasta el final. Porque si algo bueno tiene la exigua participación es la duración del concurso. Apenas cuarenta y cinco minutos en los que, con la inusual buena temperatura que el tiempo está regalando en este carnaval, bien se pudo parar en la plaza de Carlos Lobo en la que se celebró el concurso presentado por Chus Naves, miembro del grupo 'Blus Probes', que actuó después.

Como es habitual con los irreverentes miembros de La Pecera, no quisieron comenzar su actuación sin mandar «a tomar por el culo» al público no antroxao, la mayoría, por otra parte. Por si alguno de los asistentes desconocía su método de trabajo, recordaron que «preñaron» las letras el mismo día por la mañana con un par de botellas de sidra (eso las confesadas) y terminaron de darles forma en la sobremesa.

En sus dos canciones tiraron dardos por doquier con Pedro, o Pedrito, Sánchez como destinatario en exclusiva por su gestión del 'procés' y sus viajes «a los conciertos» y «de babero». En su habanera 'La dulce Lola' ampliaron el abanico y ya introdujeron a Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera, a los que solo citaron de pasada para centrarse en la 'ley mordaza', el trabajo, la sanidad, Cataluña y el feminismo. «Solo hay que ver / al personal / pon la bandera / y como burros / de frente van / Luego después / jódeles bien / fuera derechos / baja los sueldos / y que les den», corearon en el estribillo.

Les Viudines, que se hicieron de rogar a la hora de subir al escenario poniendo a prueba el ingenio de Chus Naves, se fijaron en los mismos protagonistas, en una acerada crítica que rescató la mención que hizo Pablo Casado al asturiano. La segunda copla fue una crítica a la violencia de género. «Volviendo a casa de nueche / valiente nun quiero ser / tamos fartuques de acoso / xuntes vamos responder», repitieron antes de animar a la convocatoria del próximo 8M.

La Hermandad, la murga encargada de romper el hielo sobre el escenario, quedó en tercer lugar con sus letras sobre los mismos asuntos. Eso sí, se lanzaron sin red de seguridad. El primero de los temas sin música ni en directo ni enlatada. Solo sus voces. A Pablo Casado cantaron que «un frixuelu así te puede caer / nien un horriu tú te vas a esconder / oh no mama mía, y tu máster qué / mama mía, que no aparez». Terminaron su intervención con un cántico a favor de Alcoa que se llevó los aplausos del público.