96 agresiones a médicos y enfermeros en Asturias en un año

Catorce agresiones a médicos en Asturias en 2018
Alejandro Braña, durante la presentación de los datos. / MARIO ROJAS

El perfil del médico agredido es el de una mujer (doce de los catorce casos) de entre 56 y 65 años

EFEOviedo

Los médicos y los enfermeros asturianos sufrieron el pasado año 96 agresiones, cinco menos que en 2017, según los datos facilitados este jueves por el Colegio de Médicos de Asturias y el Consejero General de Enfermería. Ambas entidades han publicado sus respectivas estadísticas con motivo del Día Nacional contra las Agresiones a Sanitarios, que se conmemora bajo el lema 'Contra las agresiones a sanitarios, tolerancia cero'.

En concreto, el Colegio de Médicos de Asturias contabilizó catorce agresiones, una menos que en 2017. Doce de estas agresiones fueron dirigidas a mujeres y otras dos, a hombres. Así, el perfil del médico agredido es el de una mujer de entre 56 y 65 años, grupo que sumó la mitad de las agresiones contabilizadas por el órgano colegial.

Además, la atención primaria fue el ámbito donde se detectaron más casos (6), todos en mujeres, seguido del hospitalario, con dos agresiones a hombres y otras dos a mujeres.

Los ataques, algunos de los cuales implicaron varios tipos de agresiones, fueron sobre todo amenazas (11), en nueve ocasiones dirigidas a mujeres, insultos (8) y una lesión, que consistió en un puñetazo en la cara a un médico en un centro de salud de Oviedo.

La sanidad pública concentró la mayoría de las agresiones (13), algo que según ha apuntado en rueda de prensa el presidente del Colegio de Médicos de Asturias, Alejandro Braña, puede deberse al menor volumen de asistencia y al pago por la atención.

La causa mayoritaria fue la existencia de discrepancias con la atención médica (8), seguida del mal funcionamiento del centro (4) o que el médico no recetó aquello que había propuesto el paciente (3).

Braña ha apuntado que el perfil del agresor es casi siempre el de un varón que agrede a mujeres en lugares donde hay más presión asistencial, como los centros de atención primaria o las urgencias hospitalarias.

El presidente del Colegio de Médicos ha afirmado que en Asturias hay una relación «adecuada» entre el médico y el paciente, hasta el punto que el Principado se encuentra «mucho mejor» que la media española y es una de las comunidades con menos agresiones.

Sin embargo, «jamás puede ser admisible ningún tipo de violencia verbal, física o vejaciones», ha aseverado Braña, que ha defendido el decálogo elaborado por la Organización Médica Colegial (OMC) con peticiones como considerar delito de atentado contra la autoridad las agresiones a médicos ya sean en el ámbito público como en el privado.

Por su parte, los enfermeros asturianos sufrieron el pasado año 82 agresiones, cuatro menos que en 2017, según el Observatorio Nacional de Agresiones a Enfermeras y Enfermeros del Consejo General de Enfermería. La estadística refleja que en el conjunto del país se registraron 1.469 agresiones a enfermeros, 124 menos que en 2018. Por comunidades autónomas, Andalucía es la que registró un mayor número de agresiones, con 373, seguida de País Vasco, con 184, y Castilla-La Mancha, con 145.

En un comunicado, el secretario general del Consejo General de Enfermería, Diego Ayuso, ha asegurado que estos datos sólo reflejan «la punta del iceberg» al considerar que hay «un mal manejo de la información relacionada con las agresiones».

A este respecto, ha apuntado que en aquellas regiones donde hay pocos casos «se hace un registro insuficiente respecto a lo que está ocurriendo en la realidad».

La tipología de la agresión sigue siendo fundamentalmente verbal, en más de un 70 por ciento, mientras que la agresión física está en torno al 30 por ciento.

Ayuso ha precisado que, «a nivel penal, lo que se denuncia es la agresión física, pero son muchas más las que se sufren a nivel verbal y afectan desde el punto de vista psicológico de una forma muy importante al profesional».

Noticias relacionadas