Las células madre uterinas, «una puerta a la esperanza» contra la candidiasis

Pedro Barbillo, Guillermo Quindós, Francisco Vizoso, José Schneider y Román Pérez presentan los avances en la lucha contra el hongo de la candidiasis. / JORGE PETEIRO
Pedro Barbillo, Guillermo Quindós, Francisco Vizoso, José Schneider y Román Pérez presentan los avances en la lucha contra el hongo de la candidiasis. / JORGE PETEIRO

Investigadores de Jove, junto a tres universidades, descubren un tratamiento «eficaz» para pacientes inmunodeprimidos y portadoras crónicas

AIDA COLLADO GIJÓN.

Se trata de una infección que, normalmente, no pone en peligro la vida, pero es «tremendamente molesta». Rara es la mujer que no ha sufrido algún episodio de candidiasis y, una de cada cinco, se hace portadora crónica del hongo. Es para ellas y para los pacientes inmunodeprimidos para los que el descubrimiento de la «efectividad» del tratamiento con células madre uterinas abre «una importante ventana a la esperanza».

Dicho estudio, publicado ahora en la prestigiosa revista internacional 'Frontiers in Microbiology' y realizado gracias al apoyo y financiación de Ficemu (Fundación para la Investigación con Células Madre Uterinas), ha sido fruto de la colaboración entre la Unidad de Investigación del Hospital de Jove y las universidades del País Vasco, Santiago de Compostela y Rey Juan Carlos de Madrid. De la apertura de estos «nuevos horizontes» habló ayer el director del comité científico de Ficemu, cirujano y jefe de la unidad de investigación de Jove, Francisco Vizoso.

Explicó también que su equipo, que está ya preparando el diseño de un ensayo clínico pionero para el síndrome del ojo seco, presenta ahora otro «importante avance científico: la aplicación de un producto derivado de células madre uterinas para el tratamiento de las cándidas». Un descubrimiento «fruto del compromiso de varios investigadores», de diferentes comunidades. El próximo paso, amplió el catedrático de microbiología de la Universidad del País Vasco Guillermo Quindós, será «la experimentación con animales y el tratamiento clínico en personas».

Los plazos para este tipo de ensayos suelen ser largos, pero el catedrático en Ginecología José Schneider confía en que en menos de cinco años sea factible realizar el ensayo clínico. Preferiblemente, se realizará en Asturias, pero los investigadores priorizan el desarrollo del proyecto, por lo que, reconocen, «cabe la posibilidad de que salga a otra comunidad autónoma o incluso a otro país».

Tal y como contó el catedrático de Fisiología de la Universidad de Santiago, Román Pérez, lo más importante es que «estas investigaciones se trasladen cuanto antes a los pacientes».

Sepsis por hongos

La importancia del descubrimiento reside en que el medio condicionado de las células madre uterinas inhibe el crecimiento de varias cepas sensibles de este hongo y, lo que es mucho más importante, inhibe en casi el 80% el crecimiento del 'Candida Albicans' de pacientes con candidiasis vaginal crónica resistente a los tratamientos actuales. Por otro lado, también inhibe el crecimiento de cepas -tanto sensibles como resistentes- provenientes de la sangre de pacientes inmunodeprimidos. Cabe recordar que las sepsis por hongos son una importante causa de muerte en este grupo de enfermos, sobre todo cuando se hacen resistentes a los escasos y poco eficaces tratamientos médicos disponibles hasta el momento contra ellas.

Lo innovador del tratamiento propuesto va más allá de usar las células madre como un antimicrobiano. También supone un gran avance por su practicidad, ya que el tratamiento no plantea grandes dificultades.