Ciberseguridad para los historiales de los pacientes de la sanidad pública

Javier Ardura, de la empresa Wetech, y Enrique Caso, de la Fundación Biosanitaria. /  MARIO ROJAS
Javier Ardura, de la empresa Wetech, y Enrique Caso, de la Fundación Biosanitaria. / MARIO ROJAS

La Fundación Biosanitaria firma un acuerdo para codificar los datos de los enfermos y poder así compartirlos en proyectos europeos de investigación

COVADONGA RODRÍGUEZ OVIEDO.

La ciberseguridad aterriza en la sanidad pública asturiana. El director de la Fundación para la Investigación y la Innovación Biosanitaria del Principado de Asturias (Finba), entidad gestora del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado (ISPA), Enrique Caso, y el responsable de la empresa Wetech, Javier Ardura, firmaron ayer un contrato de colaboración que se convertirá en la «base para los proyectos que se van a realizar en los próximos años».

«La ciberseguridad es una regla de juego absolutamente indiscutible», indicó Caso, quien detalló que «la investigación sanitaria precisa del acceso a las bases de datos de los servicios públicos sanitarios englobados en el Sespa, sobre todo a los historiales clínicos de los pacientes, lo que implica el cumplimiento de las leyes de protección de datos».

El historial clínico de un paciente solo puede ser consultado por los profesionales que se encargan del mismo, con fines siempre asistenciales. Pero la investigación sanitaria también precisa del acceso a estos datos e imágenes -«por eso es necesario su codificación y anonimización»-, algo que se debe llevar a cabo de la forma más rigurosa posible. Es aquí donde el campo de la ciberseguridad se vuelve esencial.

La empresa Wetech -con gran experiencia en este campo, sobre todo en el ámbito bancario, se encargó de la ciberseguridad del banco nacional de Dubái y del Banco Santander en España- y los responsables de tecnologías de las comunicaciones en el HUCA, en la Consejería de Sanidad y en la dirección general de TICs del Principado serán los encargados de decidir las líneas de actuación y comenzar a aplicar las medidas. Estas actuaciones permitirán colaborar con otros institutos y participar en proyectos de ámbito europeo, dedicados a la investigación en innovación.

Los datos, siempre anónimos, también se podrán analizar gracias a la tecnología 'big data', que arrojarán un importante conocimiento sobre el hospital y facilitarán la toma de las mejores decisiones tanto clínicas como de gestión.

Para esto se necesitará desarrollar fórmulas matemáticas y algoritmos que den un valor añadido a los datos. «Solo el laboratorio central del HUCA aporta al año más de seis millones de datos que deben ser investigados y trabajados para lograr nuevos conocimientos», ejemplificó Caso.

Será a partir de septiembre cuando se empiece a configurar la unidad de ciberseguridad, con reuniones en las que se establecerán las líneas generales del proyecto. A principios de año comenzará la búsqueda de recursos, tanto tecnológicos como humanos, que se realizará por convocatoria pública.

 

Fotos

Vídeos