Cinco concejos asturianos, sin escuela rural

Los siete alumnos del aula de Corias del CRA de Santana./ BELÉN GARCÍA HIDALGO
Los siete alumnos del aula de Corias del CRA de Santana. / BELÉN GARCÍA HIDALGO

La oferta educativa llega a más de 3.600 niños de 73 de los 78 municipios asturianos | Un informe del Principado refleja que la red de centros rurales «rinde por encima de lo esperado» y sus alumnos son mejores en el manejo de las nuevas tecnologías

O. ESTEBAN / E. RODRÍGUEZ GIJÓN.

Son algo más de 3.600 niños y niñas, chicos y chicas, que estudian Primaria y Secundaria en la red de centros educativos rurales de Asturias. 3.600 alumnos que «presentan unas condiciones de acceso a la educación más difíciles que el resto del alumnado», entre otras cosas porque «el nivel de estudios y profesiones de las familias de los centros rurales son significativamente más bajas». Y, pese a todo, logran buenos resultados. E incluso superan a los de la escuela urbana en competencia de tratamiento de la información y competencia digital, ámbitos en los que obtienen 22 puntos más que el resto en cuarto de Primaria, y hasta 30 puntos más en segundo de ESO.

Son algunos de los datos que recoge el informe 'La escuela rural: una apuesta por la equidad', elaborado por la Consejería de Educación en un momento clave para estos centros, cuando la Administración regional está poniendo en marcha el Observatorio de la Escuela Rural y cuando se estudian los incentivos que se ofrecerán a los maestros para fijar plantillas y acabar con la alta itinerancia en estos centros. Se estima que un millar de docentes se podrían ver beneficiados. Son los profesores de los 27 Colegios Rurales Agrupados (CRA), con aulas ubicadas en 82 localidades de 21 municipios; nueve Centros Públicos de Educación Básica (CPEB), cuya oferta abarca los diez cursos de enseñanza obligatoria; los 16 colegios donde el alumnado se escolariza en una única unidad (escuela unitaria); los cuatro colegios que además de Primaria ofrecen primero y segundo de la ESO, tres escuelas hogar y cuatro residencias.

3.677
alumnos cursan Primaria y Secundaria en los centros rurales de Asturias.
63
centros conforman la oferta rural entre CRAS, aulas unitarias, CPEB, escuelas hogar y residencias.
73
de los 78 municipios asturianos cuentan con oferta educativa.

Estos centros llegan a 73 de los 78 concejos asturianos. Cinco carecen de oferta educativa: Pesoz, Yernes y Tameza, Santo Adriano, Amieva y Peñamellera Alta. En todos estos casos, sus escuelas cerraron hace mucho. En Santo Adriano calculan que hace unos 45 años. En Yernes y Tameza aún más, unos 50, que desaparecieron las dos aulas que había, una en Yernes y otra en Tameza. La de Amieva cerró sus puertas a principios de los 80. En Pesoz algo más tarde, en los 90. La falta de niños, o el criterio impuesto en algún momento de que era mejor agrupar a los alumnos en centros más grandes, acabó con sus aulas. El resto se ha mantenido.

En estos momentos, los 3.183 estudiantes de Primaria en las zonas rurales (un 6,7% del total de la etapa) y los 494 de Secundaria (1,5% del total) demandan «mayor inversión en recursos humanos y materiales» que el resto de la red. Entre otras cosas, porque mientras en el total de Asturias la media de alumnos por aula en Infantil y Primaria es de 17,85, en las escuelas unitarias hay 9 estudiantes por grupo; en los CRA, 9,8, y en los CPEB, 11,81. Según los datos del Principado, el coste medio de personal por estudiante en la zona rural puede llegar a sextuplicar el de la zona urbana. Es la radiografía general de una red de centros que, según algunas estadísticas, obtenía peores resultados que la red urbana. Pero había algo que no estaba teniendo en cuenta y que la Evaluación de Diagnóstico de Asturias ha incluido: el Índice Socieconómico y Cultural (ISEC), que resume en puntuación el nivel de estudios y profesionales de las familias. De esa forma, «los datos cambian de forma significativa» y los alumnos de los CRA pueden llegar a superar al resto en casi todas las materias. Por lo tanto, «los centros rurales rinden por encima de lo esperado en función de los antecedentes del alumnado, lo que permite concluir que la escuela rural asturiana presenta valor añadido y tiende a compensar las desigualdades relacionadas con los antecedentes sociológicos de su alumnado».

«Pelearemos por los CRA»

Y todo es gracias, en buena parte, a sus maestros. Como Martín Arias Fernández, director del CRA de Santana, 32 alumnos repartidos en cuatro aulas, 14 maestros de los que solo tres tienen plaza definitiva. Él mismo, junto con algunos otros directores de colegios rurales, trasladó al consejero la necesidad de tomar medidas. «¿Qué proyecto a largo plazo vamos a desarrollar si los maestros cambian cada curso?», lamenta. No se trata solo de que a muchos interinos no les convenga vivir tan lejos de casa, sino que «no a todo el mundo le gusta este modelo de centro». Un modelo que implica, entre otras muchas cosas, preparar muy bien las clases, para atender a la vez a varios niveles.

Por eso, dice, «nos esforzamos en ser cada día mejores maestros», para acabar con los prejuicios de quien les considera «escuelas de menor prestigio». Él prefiere guiarse por los buenos resultados de sus exalumnos. «Eso significa que algo estamos haciendo bien». El director seguirá «peleando por los CRA» y siendo «pesado con la consejería» porque «hay escuelas que se nos caen a pedazos». Urgen mejoras. Por el momento, él espera que se cubra el patio del aula de La Regla.

 

Fotos

Vídeos