El Colegio de Médicos advierte de la sobrecarga asistencial y la precariedad laboral del colectivo

Por la izquierda, Armando Suárez, Alfonso López Muñiz, Santiago Fernández, Roberto Veiga, Alejandro Braña, Venancio Martínez y Francisco Muñiz Fernández-Guisasola, antes de comenzar el acto central de las fiestas de la patrona de los médicos. / IMANOL RIMADA
Por la izquierda, Armando Suárez, Alfonso López Muñiz, Santiago Fernández, Roberto Veiga, Alejandro Braña, Venancio Martínez y Francisco Muñiz Fernández-Guisasola, antes de comenzar el acto central de las fiestas de la patrona de los médicos. / IMANOL RIMADA

Alejandro Braña critica los recortes salariales y dice que la relación entre el número de pacientes y de médicos «está totalmente descompensada»

LAURA MAYORDOMOOVIEDO.

En un escenario generalizado de falta de médicos, con centenares de profesionales a las puertas de la jubilación y sin relevo garantizado, el presidente del Colegio de Médicos de Asturias, Alejandro Braña, alertó ayer de las otras «dificultades que acechan» al colectivo, como la precariedad laboral, los recortes salariales o la sobrecarga asistencial. Aprovechó Braña su intervención en el acto principal de las fiestas de la patrona, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro -en el que se dio la bienvenida a 158 nuevos colegiados y se reconoció la labor de los 132 que se jubilan este año- para advertir de las circunstancias que están repercutiendo en una «progresiva desmotivación de los profesionales». Empezando por la sobrecarga de trabajo, que, remarcó, «impide una práctica profesional de calidad». En declaraciones a EL COMERCIO, lamentó que el colectivo lleve años reclamando, «sin éxito», poder disponer de diez minutos para cada paciente, para «poder verlo con tranquilidad, hablar con él... para que, en definitiva, el acto médico sea un acto de calidad». La relación entre el número de pacientes y el de facultativos, considera Braña, «está totalmente descompensada». Y esa saturación asistencial de la que habla es aún más patente en una comunidad como la asturiana, con una de las mayores tasas de envejecimiento del país y una población «con mucha patología y una gran cronicidad».

En su intervención, el presidente del Colegio de Médicos también advirtió de los «claros signos de agotamiento» que, a su juicio, está mostrando el sistema nacional de salud por los «problemas de suficiencia, equidad y sostenibilidad» que arrastra. «Solo la sólida arquitectura organizativa y el esfuerzo y compromiso de los profesionales han permitido mantener, hasta ahora, el estándar de calidad y accesibilidad de este servicio público», afirmó. Incluso apuntó, como fórmula para garantizar la sostenibilidad del sistema, la conveniencia de buscar «puntos de coincidencia y sinergia, que los hay» con la sanidad privada.

Premio IMQ 'Raúl Álvarez Obregón'. Pablo Argüelles Estrada, el médico asturiano que obtuvo el mejor puesto en el examen MIR
el número 29 de los 14.187 presentados.
Colegiados honoríficos
Distinción otorgada a los 132 médicos jubilados durante el año.
Recepción
A los 158 nuevos colegiados.
XVIII Concurso de fotografía
Laura Calle Miguel, en la categoría de fotografía en color, con 'Luces y sombras de colores'. Carlos Antón Benito, en la categoría de fotografía en blanco y negro, con 'Vértigo inverso'.
XVII Concurso de pintura
Begoña Mayoral González, con 'Mejicana'.

«Estamos obligados a poner de relieve las deficiencias y también a buscar soluciones que permitan mantener e incrementar la calidad de nuestro trabajo. Por eso, debemos insistir en que todo lo que, disfrazado de soluciones, se dirija en exclusiva al recorte de salarios y a la precariedad de nuestro trabajo, conducirá a un gradual empobrecimiento de nuestro, hasta hace poco, modélico sistema. No es buena cosa reducir el gasto a costa de atentar contra el futuro», advirtió.

Más información

El mejor MIR, en el HUCA

Durante el acto de ayer, además de la designación como colegiados honoríficos de los 132 compañeros jubilados este año, se entregó el premio IMQ 'Raúl Álvarez Obregón' a Pablo Argüelles Estrada, el asturiano mejor clasificado en el último examen MIR, celebrado el pasado febrero. Su puesto 29 (de 14.187) le permitió elegir, sin ningún problema, especialidad y hospital. Lo primero lo tenía claro desde cuarto de carrera: digestivo. «Es una especialidad con mucho campo de acción», dice. Lo segundo lo decidió después de «visitar hospitales de toda España» y valorar que el HUCA le ofrecía «de todo». Por eso aspira a continuar en el Hospital Universitario Central de Asturias una vez concluya su formación como residente.

A él y a los 158 compañeros a los que ayer se dio formalmente la bienvenida en la organización colegial, les recordó Alejandro Braña su obligación de ser «ejemplares» tanto en el desarrollo profesional como en su comportamiento. La de médico, les recordó, es la profesión «más humana de todas, porque no se limita al mero ejercicio técnico, sino que a éste, que es exigible, han de añadírsele valores éticos de beneficencia, de no maleficencia, de respeto y de compasión hacia el enfermo y su entorno».

Respecto a los médicos del servicio de Urología del HUCA que participaron en el controvertido vídeo, explicó que será el comité deontológico -órgano independiente de la junta directiva presidido por Ángel Pérez Arias- quien dictamine si se les ha de aplicar algún tipo de sanción. «Me gustaría que este asunto no se prolongue mucho», afirmó Braña.