El colegio oficial alerta de que hay un trabajador social por cada 11.000 asturianos

Una persona entra en la oficina de los Servicios Sociales de Siero. / PABLO NOSTI
Una persona entra en la oficina de los Servicios Sociales de Siero. / PABLO NOSTI

Recuerda que «la ratio marca un profesional por cada 3.000 habitantes» y plantea que «de nada sirve un plan sociosanitario» si no crecen las plantillas

CHELO TUYA GIJÓN.

Cada profesional de Trabajo Social debe atender, como máximo, a 3.000 habitantes. «Esa es la ratio oficial», la que marcan todos los organismos expertos en la materia. En Asturias, «llegamos a 11.000 por cada trabajador social». Una cifra que casi cuadriplica la norma y con la que no podrá salir adelante «ningún plan sociosanitario». Uno como el que ha elaborado el Principado y que llegará a la Junta tras el verano, una vez concluido el periodo de información pública.

«De nada sirve un plan sociosanitario, por el que felicitamos a las consejerías de Sanidad y Servicios y Derechos Sociales, si no hay el número adecuado de profesionales para atender a la población», asegura la presidenta del Colegio Oficial de Trabajo Social de Asturias (COTSA).

Lo dice Belén Murillo porque el órgano colegial firma una batería de alegaciones presentadas al documento, en el que aplauden «la ordenación de los servicios sociales y sanitarias en todas las áreas, con el objetivo de atender a las personas en su entorno más próximo».

Sin embargo, apunta que en el plan «no vemos ni un estudio pormenorizado de los datos de población con la que pretendemos trabajar ni los datos sobre el número y la organización de los profesionales que vamos a estar tanto en el ámbito sanitario como en el social, con ratios de población asignada». Y explica que, según el último informe de carga laboral, en Oviedo «se llega a 11.015 habitantes por cada trabajador social», una sobrecarga laboral que también sufren otros concejos. De acuerdo a los datos oficiales, en Gijón cada trabajador de los servicios sociales municipales debe hacer frente a 10.895 casos; en Siero, a 10.355; en Mieres, a 7.792; en Castrillón, a 7.497; en Avilés, a 6.626, y en Langreo a 5.066.

Una situación que ha impedido, por ejemplo, «que se desarrollen los talleres previstos en los servicios sociales municipales para facilitar información y coordinación a las familias de personas dependientes». Arrancaron, «pero, actualmente, no se pudo continuar, debido a la falta de personal», señala Murillo.

Como tampoco se cumple con uno de los preceptos de la Ley del Salario Social Básico: que cada beneficiario tenga un Programa Personalizado de Incorporación Social (PPIS). «Nos consta que, debido a la escasez de personal, en muchos ayuntamientos el número de PPIS que se realiza es muy inferior al número de beneficiarios».

Más información

Centros de salud sin oferta

En la revisión de cada punto del plan sociosanitario, el COTSA plantea numerosas reivindicaciones en el apartado sanitario. «En Asturias, los centros sanitarios de Primaria no cuentan con un profesional por centro de salud, un mínimo indispensable si queremos hablar de trabajo en red y de calidad». En los equipos de Atención Primaria, los trabajadores sociales se desdoblan, de forma que una misma persona atiende varios dispositivos.

A juicio del COTSA, «es necesario ampliar la oferta», para que en cada centro haya una plaza de trabajo social, y potenciar «la atención social, además de la sanitaria». Una petición en referencia tanto a los mayores que viven en residencias, «que deben estar coordinadas con Primaria», como a las personas en riesgo de exclusión, menores o con problemas de salud mental. «Es insuficiente la plantilla de trabajo social en la red de salud mental», sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos