Las comunidades del Corredor del Noroeste perderán 432.866 habitantes en quince años

Las comunidades del Corredor del Noroeste perderán 432.866 habitantes en quince años

Castilla y León, Galicia y Asturias encabezan la merma de población del país, según la proyección publicada por el INE

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El impulso del Corredor Atlántico Noroeste es el objetivo no solo de las administraciones regionales de Castilla y León, Galicia y Asturias, sino también de sus asociaciones empresariales, que han constituido una alianza entre cuyos objetivos está luchar contra los problemas relativos al envejecimiento de la población, la demografía, la dispersión poblacional y su impacto en las personas, la economía y la financiación de los territorios. Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) ponen de relieve que paliar esos problemas es cada vez más acuciante.

El caso es que las tres regiones implicadas en el Corredor Atlántico Noroeste encabezan los peores datos de proyección poblacional del país en la frontera de 2033. Castilla y León perderá en los próximos quince años un total de 206.948 habitantes; Galicia, 138.799, y el Principado de Asturias, 87.119. Entre estas tres comunidades autónomas habrá una merma de 432.866 habitantes, pasando de los 6.149.643 censados el pasado 1 de enero a tan solo 5.716.777.

Uno de los puntos fuertes de las reivindicaciones del Atlántico Noroeste es su fuerza poblacional, superada únicamente por Andalucía, Cataluña y Madrid; duplicando al País Vasco, y en unos niveles similares a los de la Comunidad Valenciana. Además, esta alianza reúne a más de 330.000 empresas que general casi el 10% del empleo nacional. Pero esa pérdida de población proyectada puede colocar a las tres regiones en una situación peor que la actual, que pasa por un índice de envejecimiento que duplica al nacional y con una población mayor de 65 años que supone el 27% de los residentes, un porcentaje que se espera llegue al 32% en 2030, cuando la media nacional rondará el 25%. Todo ello haría que el Atlántico Noroeste apenas superaría el 9% de la población nacional, lo que le daría un menor peso en la política del país.

En todos los parámetros analizados por el INE en su proyección para 2033 las tres regiones están situadas en los peores puestos. No solo en el crecimiento absoluto y relativo de población, sino también en el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) y el saldo migratorio. Por fortuna, el propio INE advierte de que estas proyecciones «no tienen como objetivo predecir la evolución de la población, sino determinar cómo sería en el caso de que se mantuvieran las actuales tendencias» en cuanto a fecundidad, mortalidad y migraciones. Además, apunta que sus datos «son sensibles a cambios en la coyuntura demográfica actual, sobre todo en las migraciones, que son el componente más volátil en la dinámica de la población». Y es precisamente ahí donde entrarían los objetivos de la alianza empresarial del Corredor del Atlántico Noroeste, unas regiones que desde el año 2000 perdieron un 5,3% de población inmigrante, mientras que en el conjunto del país se registró un incremento del 15%. El 10% de la población de España es extranjera, pero en el Atlántico Noroeste no se llega al 4%.

Más

 

Fotos

Vídeos