El consejero discrepa acerca de prohibir el uso de móviles en los colegios

La ministra estudiará si los veta «por la adicción tecnológica de los jóvenes» y Alonso señala que «no se pueden poner puertas al campo»

D. CHIAPPE / E. R. MADRID / OVIEDO.

El lunes comenzaron las clases en Francia con una novedad: la entrada en vigor de la prohibición de utilizar dispositivos móviles en la escuela hasta los 15 años. La ley, que era una de las promesas electorales de Macron, afecta a unos 12 millones de jóvenes. De carácter obligatorio en todos los centros de enseñanza, la medida alcanza el uso de teléfonos, tabletas y relojes inteligentes e incluye la confiscación del dispositivo. «Hemos enviado un mensaje a la sociedad francesa, así como a otros países interesados», dijo el ministro de Educación francés, Jean-Michel Blanquer.

Entre esos países está España, según la ministra de Educación y FP, Isabel Celaá. «Contar con una iniciativa similar es una cuestión interesante, porque tenemos demasiados adolescentes muy adictos a la tecnología», señaló. Pese a todo, reconoció que «hemos encontrado opiniones fuertemente encontradas. Lo vamos a estudiar con expertos. Pero si prohibirlo en los centros sirve para disminuir la adicción digital, merece la pena valorarlo». El veto se extendería a las tablets.

El consejero de Educación, Genaro Alonso, ya se manifestó al respecto el pasado mes de diciembre y ayer volvió a hacerlo.

Componente didáctico

«A mí me parece que prohibirlos es ir en la dirección contraria. No se pueden poner puertas al campo, porque somos conscientes de que las aplicaciones informáticas en móviles, Iphones y PDAs tienen cada vez más componentes didácticos en el aula. La cuestión es hacer un uso razonable de ellos». Añadió que los centros ya tienen sus propias normas sobre qué hacer con ellos. «Dicho esto, me hago una pregunta: si los padres no lo prohíben, tenemos que hacerlo nosotros en las aulas? Los padres tienen que hacer algo al respecto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos